Ir al contenido principal

Sobro la obra d'Eva González

Intervención de David M. Rivas, el 15 de setiembre de 2oo8, en dientro la III edición de l'Arribada, na presentación del llibru Cuentos Completos nel que se recueye obra de l'autora l.lacianiega Eva González.
Nun tenía camentao intervenir güei nesta presentación de los Cuentos completos d’Eva González y nun tuvi más tiempu que’l mínimu pa facer cuatro notes nun papel. Pero, la verdá, ye que, como nun soi un críticu lliterariu, lo que quiero contar enantes d’introducir a Roberto González-Quevedo, editor del llibru y, como toos sabemos, fíu de l’autora, ye lo que pa min significó la figura d’Eva González, a la que lleo dende l’adolescencia y a la que, d’otru llau, conocí, magar que poco.

Eva González tien una importancia capital nel primer surdimientu, al que pienso qu’habría de llamar resurdimientu, porque tantu adanismu nun ye cosa bona. Y precisamente ella ye una de les figures que mos amuesen qu’aquello yera un resurdimientu. Nacía en 1918, ¿cómo diba ser de la xeneración del surdimientu?. Eva González ye una preba de qu’eso de les xeneraciones nun significa nada, quitando pa orteguianos narcisistes o pa escolásticos qu’estudien el pasu del ser al deber ser.

Vamos dexar estes custiones. Eva González fora importante pa los qu’entós andábamos polos dieciocho años naquelles dómines de finales del franquismu ya entamos de la consensuada democracia por dellos motivos. Primero, yera una muyer; segundo, yera d’occidente pero del occidente dixebráu oficialmente d’Asturies; tercero, yera yá mayulona; cuarto, yera moderna ensin dexar de ser tradicional.

Que fora muyer y con cuasi vente años más que mio madre tenía’l so aquello, pero, pa nun estendeme, voi centrame nes otres dos calterístiques. D’aquella sabíamos mui poco de la lliteratura n’asturianu, ya eso qu’igual nos, los mozos de Conceyu d’Asturies de Madrid, yéramos de los que más sabíamos. Yo, personalmente, conocía bastante bien los cuentos tradicionales del centru ya oriente por causa de qu'en casa mamélo dende pequeñu. Lleera de neñu la esbilla de Caveda –anque namás fora porque tábamos emparentaos-, sabía munches poesíes de Cuesta, unes cuantes d’Acebal –el meyor poeta que tuviéramos-, un poco de Pría y les más festives de Torniéllo o de Pachu’l Péritu. Y para de contar. Y de p’allá’l Nalón, quitando dalgunos sermones de l’amuravela –de perduldosa calidá llingüística- nin res de res. Cuando descubrimos a Fernán Coronas aquello fora Dios nel Sinái, riba too nun grupu como’l nuesu onde’l más oriental yera yo y venía de Xixón y Villaviciosa. Pero, enantes d’esi descubrimientu, yo descubrí a Eva González. Bono, la verdá ye qu'hasta que nun relleí estos Cuentos completos, nun podía asegurar cuálos yeren d’ella, cuálos del so fíu y cuálos de los dos. Tanta simbiosis había. Pero lo importante pa min –y pa otros munchos- ye que descubríamos una Asturies estremada, la pesicia. De sópitu, lliterariamente, la patria lluminosa abríase hasta l'Esla, como siempres fora pero como nunca lo supiéramos. Yo enxamás me recuperé d’esi güelpe y pámeque, siendo del oriente costeru, soi l’escritor en central normativu que más occidentalismos emplega ensin que rinchen nes construcciones. Y lo que yera un vezu por convivir con “otra xente” ye agora una seña, un honor ya un reconocimientu. Porque yo daprendí con ellos a trabayar, munches vegaes d’un mou inconsciente, la nuesa koiné.

Dicía qu’Eva González yera moderna ensin dexar de ser tradicional. Los sos cuentos tienen un tastu claramente popular, esi tastu que dellos poetastros desprecien garrándose a aquella xaculatoria que, siendo verdá nuna bona midía, resultara ser mui inxusta pa los escritores d’enantes de los setenta. Dicíen y, peor entá, dalgunos siguen diciendo que yeren “folkloristes de caleya”. Matías Conde, Bernardo Guardado, Mánfer de la Llera, ¿monologuistes de boina y arrecendiendo a cucho?. Non. Y, con ellos, Eva González tampoco. Evidentemente, la nuesa autora, autodidacta porque, siendo amañosa pa los llibros nun pudo estudiar y, amái, perdió la guerra que ganara Franco, fala del so mundiu, de les sos vivencies. ¿Y de qué falen los grandes escritores?, ¿de les vivencies y del mundiu d’otros?. Twain escribiera la so gran obra ensin cruciar el Mississipi, Joyce en namás que cuatro cais ya un par de pubes de Dublín y Cervantes compuso una épica pente Campu de Criptana y El Toboso. Por nun falar de Borges, que nun salió de la biblioteca.

Acabo d’abrir el llibru col más puru azar. Y lleo: “la tía Costanciona, comu cuasi todas, tuvo muitos fichos, ya taba cansa de que’l tiu Simón curara tantos partos ensin parire”. ¿Qué ye esto?. Esto ye una versión llocal de la traxedia la vida. ¿Nun-ys recuerda dengún clásicu griegu?. ¿Non?. Pos miren na so biblioteca.

Y, ensin dexar esti puntu d’agüeye, hai otra cosa perimportante. Eva González, como tolos escritores anteriores al resurdimientu, son un verdaderu reservoriu llingüísticu. Por eso hai de lleer a los escritores de los cincuenta y sesenta. Munchos serán de baxa calidá lliteraria, bien d’ellos sí son ripiosos diglósicos de caleya, pero munchos d’ellos caltienen un rexistru asturianu que pa sigo quixeren dellos lliteratos contemporáneos qu’escriben un español con pallabres asturianes. Dalgunos autores de los que llamen “tercera xeneración” –¡tres xeneraciones nuna década y media!- pertenecen a una comunidá lliteraria pero non a una comunidá cultural, y muncho menos a una comunidá nacional. Pero, pente toos ellos, los d’ayeri y los d’anguaño, Eva González relluma pola pulcritú la so llingua, una fala guapa, bien encadarmada, cenciellina y direuta. Yo sentí una vegada a un afamáu o perafamáu escritor de nueso qu’enantes del setentaitrés nada y pente’l setentaitrés ya’l noventa poco. Llean vustedes a Eva González (muyer, Palacios del Sil, 1918) y nun digan n’alto lo que piensen de tan exemplar babayu. Nun paga la pena ofender al que nun ye quien a facer ofiensa.

Termino porque nun ye la mio misión falar de los cuentos d’Eva González, pero sí creyía tener la obligación de dicir, dempués de llevar nestos telares trentaitantos años, que reconocer a autores como ella ye reconocese a ún mesmu como fíu d’un país, d’un pueblu que, quiero creyer, si aguantó lo qu’aguantó, aguantará un pocoñín más.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El llirismu popular d'Eva González Fernández

Ponencia de Xosé Lluís Campal, presentada n'Arribada 2007, el 17 de setiembre.

Va unos meses, un mediáticu representante de la lliteratura n’asturianu díxo-y a un periódicu vallisoletanu que «para escribir sobre algo hay que distanciarse de ello». Tala falcatrúa desmiéntela la obra, agora dafechu zarrada, de la palaciana Eva González Fernández (1918-2007). Ensin denguna necesidá d’alloñase físicamente del solar los sos mayores, ensin sapozar esi filu xenéticu que coneuta al poeta col so mundu esterior (espeyu del interior), Eva González cañicó nel verbu popular una prestosa redistribucción del espaciu rural y los sos constituyentes, y algamó esa renovación d’ámbitos tradicionales emplegando, con respetuosa prudencia, la sabencia qu’ufierta la esperiencia vital y que nun s’aposienta nesi morribundu culturalismu tan a la moda, sinón nel fueu de les emociones que namás-y pidin al creador una güeyada non viciada hacia la cultura na que mamamos les señes identitaries.

Eva González incorp…

El ratu y l’asturcón. Sobro lliteratura erótico n’asturianu

Ponencia de David M. Rivaslleída'l martes, 24 d'ochobre de 2006, na primer edición de l'Arribada.
Los pocos poemes que de xemes en cuando s’escribieran en dómines
d’abstinencia nun son de gran interés

Wilheim Reich

1. Tocamientos seles. Pa entamar

Lo que son les coses. Cuando taba poniéndome a la xera pa esti alcuentru d’Arribada2006 en Xixón, a onde me convidaran pa falar de lliteratura erótico, sosprendeme un artículu de Les Noticies onde me faen una proposición eróticopolitica mui interesante daveres. Un columnista llamáu Piquero suxer que n’Asturies dalgunos de los que vamos presentamos a les elecciones del 2007 lo faigamos siguiendo l’exemplu’l candidatu de Citadans de Catalunya y mos pongamos en porrica pa facer los cartelos propagandísticos. Paez ser que'l catalán de marres atápase los fundamentales coles manes ya’l columnista propuén que n’Asturies, más gallos como tol mundiu sabe, lo faigamos ensin elles, ensin les manes, como los bonos acróbates. Dempués de visual…

Enrique García Rendueles.'Los Nuevos Bablistas': Voluntá y fracasu asturianista

ENRIQUE GARCÍA RENDUELES. LOS NUEVOS BABLISTAS: VOLUNTÁ Y FRACASU ASTURIANISTA ye'l títulu de la ponencia lleída por Xuan Xosé SánchezVicente'l 17 de setiembre de 2007, na segunda edición de l'Arribada. Nel 1925 publícase Los nuevos bablistas, un florilexu de la nuestra poesía fechu por un presbíteru natural del barriu de Cimavilla de Xixón, Enrique García-Rendueles.
La obra ye´l tercer momentu de sistematización antolóxica de la nuestra lliteratura, que, hasta entós, ye, fundamentalmente, la nuestra poesía. Los anteriores fiensos fueren, el primeru, l´asoleyamientu nel 1839 de la esbilla cavediana, que recoyía lo más selecto de la escasa producción del XVII y XVIII —más los poemes del propiu antólogu, Caveda—, y, el segundu, nel 1887, la reedición por Canella de la obra del villaviciosín fíu de Caveda y Solares, na qu´enxertó una mozaína más de poemes, d´autores y feches posteriores a la de 1839.
L´antoloxía de don Enrique, que pretende ser una muestra de la producción más…