Ir al contenido principal

El nacionalismu, esi gran enemigu

Ponencia d'Inaciu Iglesias lleída en Xixón, el 28 d’ochobre de 2006, durante la primer edición de l'Arribada.

“Llevantaivos, vascos,
Marchai a la revuelta.
Va tiempu que vivimos
En manes d’estranxeros.
Agora’l so sangre
Habrá fecundar la tierra”.

Ya ta. Ya lo tenemos. Estos versos, un poco tremendos, del poeta vascu Jon Mirande son la preba que munchos nun necesitaben pa terminar de crucificar al nacionalismu. Sangre y tierra. Revuelta y venganza. Nosotros y ellos. La llamada de lo ancestral. Un bucle melancólicu que lleva a la violencia. Eso ye lo que, en poques palabres, representa pa munchos cualquier nacionalismu.
Pa otros, por contra, el nacionalismu ye cultura, ye pluralidá, ye convivencia, ye sentimientu, ye identidá, ye amor. Sí, sí, amor. Yá sé qu’esto del amor suena un tanto místico pero nun invento nada. Y pa enseñalo y intentar compensar el tremendismu de la primer cita, voi reproducir otru textu d’un escritor, tamién vascu, con otra visión del nacionalismu un aquello distinta.
La cita en cuestión ye la siguiente:

“Si hai una “identidá” (de lo vasco) hai que la buscar nel amor. Nin más, nin menos. Amor al país en que nacimos o vivimos. Amar los sos picos, praos, montes, amar la so llingua y les sos costumes, ensin exclusivismos. Amor a los sos grandes homes y non namás a un grupín d’ente ellos. Amor tamién a los sos vecinos y a los que “nun son como nós”.

Esta definición de Julio Caro Baroja, dientru’l so llibru “El laberinto vasco” marcome. Confiésolo. Llevome a identificame con ella, incluso. Tengo que dicir, nel mio descargu, que d’aquella tenía venti años menos y más dosis de buena voluntá qu’agora. Pero, con too y con ello, con menos romanticismu pero más escepticismu, sigo considerándola bien válida.
Pero entós, ente ún y otru extremu ¿qué ye de verdá el nacionalismu? ¿Ye sangre y tierra? ¿O ye amor y cultura? ¿Ye venganza o ye integración? ¿Ye bueno o ye malo? Pues, sinceramente, supongo qu’entrambes les dos coses. El problema ye que, poles razones que seyan, y que voi intentar desplicar nos minutos vinientes, esta ideoloxía arrecostina con demasiaos prexuicios y visiones maniquees.

LA CARA OCULTA

Una d’estes visiones que nun nos dexen ver la realidá que representa la ideoloxía nacionalista ye precisamente la que-y atribui, por sistema, una perversa cara oculta. Una irrefrenable necesidá de vivir nel engañu; de vender gatos por llebres; de tapecer un peligrosu puñu de fierru nun aparente guante de seda. Porque, claro, enfrente d’esto, faise mui difícil la discusión racional.
Hai pocos años, Eugenio Trías, un conocíu escritor español, nuna reseña d’ún de los munchos llibros que s’escriben últimamente en contra del nacionalismu, ponía textualmente:

“Esti llibru ye’l testamentu del máximu especialista en nacionalismos. Trátase d’un textu estremecedor; una persona tan ponderada como él enseña a la fin tola carga nociva que arrastra cualquier nacionalismu. (...) Enseña l’autor la inevitable consecuencia que la implantación nacionalista arrastra (la llimpieza étnica). Dexplica en breves pero sustanciosos parágrafos les fases que’l nacionalismu suel presentar: naz, crez, espárdese y avienta la garra enriba d’una determinada sociedá.”

Nun menciono’l títulu del llibru porque entiendo que nun ye un datu interesante. Nun importa tanto lo que diga l’autor como lo qu’afirma el comentarista. Son palabres, como poco, dures; rotundes: “estremecedor”, “nocivo”, “inevitable”.... Y, al final, dizlo claramente: “nacionalismu igual a llimpieza étnica”.
El restu son rodeos, estratexes, maniobres de despiste. Pal autor ta mui claro: la fin última de cualquier nacionalismu ye’l crime en masa; l’exterminiu; la cámara de gas. Y eso, dizlo nun país onde hai varios gobiernos democráticos que se definen como nacionalistes y que lleven más de trenta años gobernando.
En cualquier casu, l’autor mencionáu nun ye un casu aisláu. Hai otros intelectuales que, ensin ser tan xostronos, tampoco nun comulguen col nacionalismu. Hailos más sutiles. Hailos en definitiva que, más qu’enseñar una oposición frontal a esta ideoloxía, son a criticala clavando-y un estilete hasta’l tuétanu. A lo fuina. Col ánimu de llegar a la mesma conclusión: el nacionalismu tien una cara oculta. Nun ye lo qu’aparenta ser. Eso sí, tonteríes les xustes. Cito nuevamente, n’esti casu a Fernando Savater:

“El nacionalismu en xeneral ye imbecilizador, anque hailos suaves y fondos, los del forofu del alirón y el que pon el cuchillu na boca pa matar. El nacionalismu atonta y dalgunos son virulentos. (...) El nacionalismu ye una inflamación de la nación igual que l’apendicitis ye una inflamación del apéndiz”.

Savater sigue falando del cuchillu na boca, de virulencia, d’inflamación. Pero, bueno, ya ye más discretu. El nacionalismu matar, mata, pero ya el crime nun ye masivu...
Finalmente, hai otros que, directamente, consideren que cualquier excusa ye buena pa metese col nacionalismu. Por exemplu, Ramón Tamames, falando del 75 aniversariu de la república:

“La historia ta pa que la discutan los historiadores y tolos que sepan dalgo d’historia, non pa entamar ca ún los sos mitos pro domo sua; reconstruyendo, como faen agora los nacionalistes al usu, unes vivencies que nunca existieron”. (...)
“Vamos tener la fiesta en paz. Vamos trabayar por ameyorar lo que tenemos, vamos mirar por que los nacionalismos nun s’apoderen del poder n’España pa disgregala, y nun vamos dexanos llevar por estos nuevos cantos de serena, d’otra manera bastante desafinaos”.

Vuelta a lo mesmo: entamar los mitos “pro domo sua”, inventar vivencies que nunca existieron, disgregar España, desafinar inclusu nos cantos de serena... Un desastre.

Esa sensación de desastre podía ser la conclusión de lo visto hasta agora. Del tremendismu a la ironía, de la descalificación total a la crítica sutil, el nacionalismu, equí y agora, nun tien mui buena prensa. ¿Por qué?
Bueno, equí caben dos repuestes. Una, lo que yo pienso. Y dos, lo que dicen los propios descalificadores del nacionalismu. De momentu, van permitime que dexe lo que yo pienso pa lo último y que siga dando la palabra a los mesmos críticos.
Nesti sentíu, d’una llectura más o menos sistemática d’escritos en contra del nacionalismu tengo observao la repetición d’una serie d’argumentos que podríen agrupase en cinco.

CINCO RAZONES PAL DESCONTENTU

Van perdoname la siguiente cita, polo estensa. Pero cuento que ye pertinente porque enseña nun únicu textu munches de les razones nes que s’apoyen los que critiquen al nacionalismu. Más en concreto, cita les cinco que depués-yos voi enseñar. Pertenez a un artículu del escritor madrileñu Javier Marías, publicáu na revista El Semanal va pocos meses. Y diz asina, N’esti casu ensin traducir del castellanu:

[...] lo que me parece grave no es tanto el sentimiento nacionalista... Yo como madrileño no lo soy, ni nacionalista madrileño, ni español. No tengo precisamente una excelente opinión de España. Pero una cosa es que haya un nacionalismo que a uno le parezca más o menos una pérdida de tiempo y otra que en nombre de ese nacionalismo se mate a gente. Y además de eso, yo creo que en algunos casos son nacionalismos completamente ficticios, inventados. De pronto hay unos señores, que en España han tenido mucho que ver con la Iglesia más reaccionaria, que así, como de la nada, sacan una idea de un supuesto pasado idílico sobre países que en realidad nunca han sido independientes, ni han estado jamás sojuzgados. Y de pronto eso extrañamente cala, contagia a una parte de la población. Se crea una especie de burbuja gigantesca que nadie logra explotar y crece y crece, sobre una falacia. En el caso del nacionalismo vasco se sabe que fue Luis Arana el que empezó. Luego, su hermano Sabino se convirtió en un auténtico fanático. Decía cosas, aparte de nazis, psicopáticas. Un señor que antes de casarse tuvo que asegurarse de que la mujer elegida tenía 126, si no recuerdo mal, apellidos vascos es un individuo psicopático. Y una de las cosas, aparte de la violencia, que más coraje me dan es pensar en varias generaciones de individuos, en este país y en otros, que siendo la vida tan compleja, tan rica y tan llena de problemas a nuestro pesar, dedican el 90 por ciento de sus energías a esa cuestión. Levantarse por la mañana pensando: "Soy vasco". "Y voy a ser más vasco hoy", o "Soy catalán". o español, o francés, me da igual... Es una manera, desde mi punto de vista, muy idiota de pasar por la vida.
(...) Dentro de poco habrá nacionalismo de una comarca, de una aldea, de una calle, de un inmueble y hasta de un pisito. Nadie se contaminará de nadie y viviremos todos aislados”.

Fin de la cita. Vamos recapitular. Les cinco razones son les siguientes:

1. Nel so nome mátase a xente
2. Ye ficticiu, un inventu
3. Ye cosa de psicópates
4. Lleva munches enerxíes
5. Va facer que vivamos aislaos.

COMO LLEGAMOS EQUÍ

Otra reflexón que me produz tolo visto hasta agora ye que si el nacionalismu ye tan malu malísimu, si ye un inventu propiu de psicópates que sirve pa matar, que consume tantes enerxíes y que va terminar faciendo que vivamos aislaos ¿cómo ye que tien tantu predicamentu?
El propiu Javier Marías lo único qu’aporta n’esti sentíu ye la expresión “de pronto eso extrañamente cala”. Tamién alude, nada sutilmente, a la enfermedá mental de los promotores. Supongo qu’insinuando que los seguidores taríen igual o más enfermos qu’ellos. En cualquier casu, nun queda claro.
Pa otros, la explicación ye más cenciella: el nacionalismu cuaya porque somos unos descerebraos. Podrán dicime que como desplicación ye un tanto aquello. Pero, repito, nun ye idea mía. Vengo observando qu’ente munchos de los que critiquen d’esta manera al nacionalismu nun suel haber muncha precupación pa desplicar les sos causes.
Volviendo a les cites, eso ye lo qu’opina del sentimientu nacionalista el periodista asturianu Juan Vega. El textu pertenez a la so páxina www.elcomentario.tv onde remacha muncho de lo apuntao:

“Al final seguimos igual. Adolfo Suárez se inventó el "café para todos" para frenar las pretensiones de las llamadas "nacionalidades históricas". Ellos quieren ser diferentes, pues ahora todos diferentes, y así somos todos iguales, porque somos todos igual de diferentes. Paco Autonómico llegó inmediatamente con la rebaja: "de eso nada, si tú eres igual de diferente que yo, yo me hago más diferente, ¡y a correr!". Así, con este juego, tan sutil e inteligente (es propio de auténticos merluzos), España se ha ido convirtiendo en una casa de citas mal organizada, pues a cada trocito de "diferencia" que arrancan unos, sigue otro trocito de "diferencia" que se otorga al resto, para que los otros vuelvan a reclamar otro trocito, y así, burla burlando, ya no queda casi nada que trocear.”
“(...) pero la identidad murciana, el atavismo riojano, la lengua aranesa, los ancestros euscáricos, Roger de Flor, los Irmandiños, el Tribunal de las Aguas, los andaluces de Jaén, los celtas y la p... madre que parió a Guifré el Pelós, estarán encantados (...)”.

Lo dicho. Repetimos los mesmos problemes: ye un inventu, ye de llocos, lleva munches enerxíes (y recursos económicos), y va facer que vivamos completamente aislaos.
Eso sí, envede dicir que nel so nome mátase a xente (cosa que probablmente-y sonaba demasiao tremendista) Juan Vega prefier dicir, con un aquello d’ironía asturiana que va poner contentu a tolos friquis de la nuestra fauna ibérica.

Y pa terminar col análisis de les causes, voi citar a Pedro de Silva, expresidente del gobiernu asturianu y escritor. Pa él, la razón de qu’existan tantos nacionalistes ye la comodidá. Simplemente. D’esta manera’l nacionalismu ye una especie de terapia que nos ayuda llevar los sinsabores de la vida moderna. Asina tituló; “Terapia Nacionalista”; ún de los sos brevísimos artículos que publicó en La Nueva España p‘abril de 2003.

“A primera vista, ser nacionalista resulta agotador. Todo el día en pos de la emancipación de la patria, haciendo declaraciones belicosas, mostrándose antipático con quien no sea de la causa, sin apear de la cara el gesto de insatisfacción... ¿es eso vida? Pero también se puede ver de otro modo. ¿No siente usted cada día, y a veces cada hora, cómo le ahueca el espíritu una ansiedad difusa, inconcreta, una angustia de caminar sin saber adónde, de existir sin saber para qué, que le pone en guerra consigo mismo? Pues un buen nacionalismo es la mejor percha para colgar esa ansiedad. Cambia uno la desazón inespecífica por otra mucho más concreta, se mete en un tren que va hacia alguna parte, arracimado con otros miles de ansiosos, se incorpora a una historia colectiva y echa fuera su guerra interior, proyectándola a un Estado opresor. ¿Hay terapia mejor para la angustia?.

Ye una manera elegante, como siempre en Pedro de Silva, de parafrasear aquello de “la relixón ye l’opiu pal pueblu” pero con un pequeñu cambiu: “el nacionalismu ye la terapia pa los ansiosos”.

Por cierto que nacionalismu y relixon tienen una relación complexa. Como pasó siempre ente política y relixón. Pero, ensin poder afondar agora nel tema, que nadie se llame a engañu. Pal anterior Papa, Xuan Pablo II, la cosa taba mui clara. Titular de El Comercio de febreru de 2004:

“El papa afirma que del nacionalismo tan solo brotan lágrimas y sangre”

Bueno, en realidá, el papa dicía que de ónde salíen llárimes y sangre yera de la historia del sieglu venti, del odiu, del despreciu polos otros, de la violencia y del nacionalismu exasperáu. Pero pa qué vamos andar con matices. Nel titular quitamos tolo demás y ponemos namás lo qu’interesa.

Volviendo a la desplicación médica, si pa unos el nacionalismu ye una terapia, pa otros, más qu’una ideoloxía o una corriente de pensamientu, ye una auténtica enfermedá; una epidemia. Y tampoco equí esaxero. Nueva cita mediática. Jose María Calleja, periodista. Profesor de la Universidá Carlos III de Madrid. Entrevista en La Nueva España, marzu de 2005:

“En Asturias hay síntomas de contagio de la enfermedad nacionalista”

Más claro nun se pue dicir. Agora faigan un pequeñu exerciciu conmigo. ¿A qué otra ideoloxía se-y podía aplicar esti titular de prensa ensin caer no políticamente incorrecto? ¿Al socialismu, al comunismu, al lliberalismu, al izquierdismu, al conservadurismu, al feminismu, al ecoloxismu...? Correcto. A dengunu d’ellos. Bueno, sí. Hai unu: el fascismu. Pero poco más. Saquen les sos propies conclusiones.
Y esto nun ye lo peor. Pa otros intelectuales, el nacionalismu nun que que quede afuera del sistema de lo políticamente correcto, de la cortesía parlamentaria, de la discusión abierta. Ye que, directamente, ya ye otra cosa. Nin tontería, nin terapia, nin enfermedá. Por exemplu, pal escritor y académicu de la Llingua española Arturo Pérez Reverte. ¿Qué ye el nacionalismu pa un intelectual como Pérez Reverte?

Tema: nacionalismo.
Pregunta: “Después de siglos de mezcla de gentes y culturas en la Península Ibérica, ¿qué le parecen los sectarismos excluyentes de los nacionalismos en España?
Repuesta: “Es duro bajar de pronto a toda esta mierda. Sobre todo cuando hace nada estábamos hablando de una novela. Verse enfrentado de pronto con la mierda de la realidad cotidiana de este país miserable se hace muy complicado ¿Te vale eso como respuesta?

Por supuesto. Cómo nun nos va valir.

LOS MALOS SON LOS OTROS

Llegaos a esti puntu, lo que ta claro ye que falar mal del nacionalismu ta mui extendíu. Y nun ta mal visto. Pero que naide pretenda qu’esta afición ye más patrimoniu de la derecha o de la izquierda. Yo cuento que por igual. Más bien lo que parez ye que nes poques coses nes que tan d’alcuerdo la derecha y la izquierda n’España ye que’l nacionalismu malu ye’l del otru.
Pero entós, ¿cómo canalicen unos y otros la so relación cola so identidá colectiva? ¿Nun hai naciones?. ¿Somos ciudadanos del mundu, somos apátrides o cómo funciona esto?
Vamos ver lo que nos diz Jose Maria Aznar nel so llibru “España, la segunda transición”. Cito:

“España es uno de los ejemplos más antiguos de gran nación europea. Largos siglos (...) han forjado una cultura, unas instituciones, unos símbolos y una identidad. (...) Me siento serenamente orgulloso de ser español.

Bien. Por fín apareció un nacionalista. Una persona que se siente arguyosu de la so nación, a la que califica de grande, y creadora d’una identidá na que s’inclui, ye, ensin dulda, un nacionalista...
Pues non. Sigo cola cita.

“No he sido ni soy nacionalista (...) No creo en el nacionalismo como doctrina política ni como instrumento de movilización electoral ni siquiera como fundamento de unidad. (...) Por ello, espero no caer nunca en la tentación de excitar la adhesión acrítica y emocional de mis compatriotas apelando exclusivamente a sus sentimientos en torno a la mesa camilla del terruño y cegando su razón crítica. (...) No creo que en el interior de unas fronteras sea exigible la homogeneidad cultural, étnica o lingüística. No creo en la cohesión de los pueblos conseguida contra un enemigo exterior. La aparición de un “nosotros”, apoyada exclusivamente en el temor a un “ellos” hostil (...) me produce un profundo desasosiego.

Definitivamente, el señor Aznar nun ye nacionalista. Vamos, nin lo ye, nin lo foi, nin lo va ser nunca. Siguimos lleendo:

(... ) España necesita, de nuevo, un gran proyecto nacional que la dinamice y la entusiasme; que aproveche todas sus energías (...) Esa es la inexcusable tarea que nos llama y nos obliga. Estoy convencido de que los españoles sabremos estar a la altura de esta exigencia. En el ámbito colectivo no puedo imaginar una tarea más alta ni más noble.”

Bueno, yo ya nun sé que dicir. Lo único que ta claro ye que d’esta llectura salen interesantísimes contradicciones. Cuando diz qu’España precisa un gran proyectu nacional ¿nun ta falando a favor del nacionalismu? ¿O qué otra cosa diba ser? Añade amás que nun ye a imaxinar una xera más alta nin más noble que da-y a España un gran proyectu nacional que la dinamice y la entusiasme. ¿Tampoco eso ye nacionalismu?
En fín, qu’esto empieza tar un aquello complicao. O mui evidente.
Pero, como dicía, primero de sacar conclusiones y pa enseñar qu’esto nun ye propiedá exclusiva de la derecha, nun soi a dexar de pensar en Julio Anguita cuando, como líder d’Izquierda Xunida, pronunció un mitin en Galicia, onde nun teníen nin tienen representación parlamentaria, pa dicir a los gallegos, como yera’l so estilu de profesor, riñendo-yos:

“Nun hai qu’apoyar proyectos nacionalistes. Hai qu’apoyar proyectos... (y equí tatexó un poco) nacionales”.

Nacionales sí; nacionalistes, non. Probablemente, ensin ser consciente, Julio Anguita dio la clave a muncho d’esta polémica terminolóxica. Hai proyectos o ideoloxíes nacionalistes (que son les males) y proyectos o ideoloxíes nacionales (que son les buenes).
Lo difícil ye definir la diferencia ente unos y otros. Ye como dicir: nun hai que ser socialistes; hai que ser sociales. O nun hai que ser populistes; hai que ser populares. ¿O ye al revés? Menudu barullu.

TAMIÉN PASA AFUERA

En cualquier casu, nun hai que pensar qu’esta crítica al nacionalismu ye un fenómenu exclusivamente español.
Cuando De Gaulle glayó aquello de “Vive le Québec Libre” y pronunció en Montreal un discursu en defensa del llibre desarrollu de la cultura francesa nesti estáu del Canadá, un nacionalista bretón invocó l’exemplu p’apoyar les sos reivindicaciones llingüístiques.

“Nun entiendo la so reclamación –retruco-y el funcionariu francés de turnu- ¿Quién-y torga a usté falar equí en francés?”

Podemos reínos pero exactamente ye eso lo que pasa cola reivindicación del español de Puerto Rico o la campaña en defensa de la “eñe”. En definitiva, cuando son los nuestros, trátase d’una defensa emponderable de la identidá enfrente de la homoxeneización cultural. Cuando son los otros, ye una irracional reivindicación de la diferencia.

PRIMER RECAPITALACIÓN

La conclusión de los visto hasta agora podría resumise en tres puntos:
1. El nacionalismu ye malu, malísimu.
2. Nun sabemos por qué tien tantu predicamentu. Ye cosa de llocos, de taraos o directamente una mierda.
3. Tolo dicho ye aplicable al nacionalismu de los otros. Al nuestru non. Dicho d’otra manera: “Cada nación burlase de les otres y toes tienen razón”. Por supuesto

FIN DEL PROBLEMA.

Nun me van a creer pero, a pesar de tolo dicho, o precisamente por ello, yo sigo siendo optimista. Cuento qu’esta corriente antinacionalista ye un problema más de forma que de fondo. Creo que lo que pasa ye que tamos a les puertes de terminar de resolver muncho de la problemática real que ta embaxo d’esta empanada xeneral. Y sospecho que con un poco de sentíu común el problema nacionalista n’España podría terminar d’arreglase.
Y agora sí. Agora voi dar la mio opinión personal de por qué cuento se da esta corriente antinacionalista tan peculiar y, polo mesmo, porque m’enfoto en que pue arreglase.

CRIME Y PODER

Na mio modesta opinión, cuento qu’existen dos razones básiques pa la mala prensa del nacionalismu n’España. Dos razones que condicionen, y de qué manera, tolo demás. Les dos razones prestame resumiles nuna frase que suena un tanto a novela d’Agatha Christie y que, polo mesmo, ye fácil de recordar: La cosa ye: “Crime y poder”.
Gustame emplear esta frase, anque pareza un poco frívola, porque cuento que resume tolo que, na mio opinión, vien marcando la clave de lo que tamos falando. Ello ye, esta corriente antinacionalista que tamos careciendo vien marcada por ETA y el repartu del poder políticu n’España.
Pa mi, estos son los dos factores evidentes que train l’actual clima d’opinión respective al nacionalismu. Efectivamanete, munchos de los prexuicios y contradicciones que s’evidencien cuando sentimos falar de nacionalismu vienen marcaos por trenta años de traxedia y violencia nel país vascu y por un sistema de repartu mui peculiar del poder lexislativu dende la transición. Un repartu peculiar de votos, circunscripciones y escaños qu’implica, por exemplu, que, nun dándose mayoríes absolutes nel parlamentu español, tamos siempre a lo que quieran facer los grupos parlamentarios catalanes. Y eso, quiérase o non, resquema.
El primer tema; el d’ETA; ye tan dramáticu que van permitime que nun afonde n’ello n’esti momentu. Namás que confiese que nun tengo nin idea de cómo va acabar esti procesu de paz pero ye evidente que tamos al final d’un ciclu. Y, respective al segundu tema; el del repartu del poder, déxenme namás confesar dos coses. Uno, que nun ye normal que llevemos casi trenta años asegurando que vamos reformar el senáu pa tresformalu nuna auténtica cámara de representación territorial. Y nun tengamos nada fecho. Y dos, que tampoco ye normal que, depués de casi trenta años de sistema autonómicu, siguemos usando la provincia como circunscripción electoral. O que incluso, n’aquellos casos onde provincia y autonomía coinciden, la dividamos en tres. Como ye’l casu asturianu pa les elecciones autonómiques. Parez que lo facemnos namás que pa fastidiar.
Lo que quiero dicir ye que si tol mundu fuéremos más coherentes, nun tendríemos esta cafiante sensación de problema eternamente abiertu. Si se reformare la llei electoral, si se modificare’l senáu y si s’equiparasen tolos estautos d’autonomía, muncho de lo que tamos diciendo quedaría resuelto.
Sí, ya sé que munchos cuenten que, al otru día de facelo, los nacionalistes malos malísimos diben empezar con nueves reivindicaciones y chantaxes. Pero tarán conmigo que nun ye menos verdá que ye un auténticu chantaxe que, depués de trenta años, sigamos ensin cumplir lo pactao respective a les tresferencies y a la equiparación d’estatutos. Los nacionalistes podrán cargar cola sospecha d’insaciables reivindaciones futures. Pero, actualmente, los que tan incumpliendo la llei nun son ellos.
En cualquier casu, repito, soi optimista y cuento que tamos a la fín d’un ciclu históricu de desentendíos que, si somos quien a resolver correctamente, pue dar empiezu a una dómina de discusiones polítiques muncho más interesantes. Y construcitves. Oh.alá.
Claro que too esto recuérdame aquel discursu o declaración de principios d’un dictador africanu que, pa xustificar el so golpe d’estáu, afirmó delantre de tola prensa internacional:

“Esti país taba al borde del precipiciu. Pero agora, gracies a la nuestra intervención, va dar un gran pasu p’alantre.”

EMPIEZA LA SOLUCIÓN

Intentando ser constructivos ¿Cuáles podríen ser les claves básiques pa salir d’esta corriente de prexuicios antinacionalistes? Pues, yo atrévome a dicir qu’igual cinco.

1. el nacionalismu ye una ideoloxía más
2. ye una ideoloxía qu’ahí que respetar
3. tien coses bones y males, como toes
4. nun hai que s’asustar pol nome
5. ye cuestión de tiempu

El nacionalismu ye una ideoloxía más. Efectivamente, dientru del debate políticu ye normal criticar o emponderar determinaes posiciones. Ye normal. Lo que llama l’atención ye la insistencia que tienen dalgunos en combatir la ideoloxía nacionalista como si fuera un actor que queda afuera del propiu xuegu políticu. Nun ye un adversariu más. Ye otra cosa.
Vímoslo más primero y a mi, personalmente, recuérdame otres dómines cuando tolos males atribuíense al socialismu, al lliberalismu o a la conspiración xudeo-masónica. Cuento que ye cosa de los tiempos. Una moda, una corriente que, igual que llegó, va marchar.

LO MIO YE VERDÁ. LO TUYO, MENTIRA.

Col nacionalismu pasa un poco como col colesterol: que lu hai del buenu y del malu. Yo sigo ensin saber mui bien ónde ta la extremadura ente los dos. Refiérome al colesterol. Porque respective al nacionalismu, la diferencia ente’l buenu y el malu ta mui clara: el malu ye’l de los otros y el buenu; que nun se suel llamar nacionalismu; ye’l de ún mesmu.
Mariano Rajoy, el presidente del partíu popular español, dexó hai poco una ayalga d’autocrítica y rigor intelectual falando de lo que considera invención y lo que non. Con rotundidá. Con esa seguridá tan española que da saber que tas diciendo una obviedá ensin que nadie te ponga un espeyu delantre pa que te decates de lo que realmente dices. Dixo lo siguiente. Titular del periódicu El Mundo d’esti emsmu añu 2006:

“Navarra ye Navarra dende hai sieglos y Euskal Herría nun existe”.

Yo sé lo que quiso dicir y ustedes seguramente tamién. Pero la frase, reconózanmelo, tien el so aquello. Ta falando de dos comunidaes autónomes del estáu español. Dos comunidaes vecines que tendríen que llevase bien y tener contra más relación, meyor. Pero ta diciendo que una ye la buena y otra la mala. Peor qu’eso; ta diciendo qu’una existe y la otra, que la quier englobar, non. Y ta diciéndolo porque una; Navarra; foi un reinu medieval que caltién el mesmu nome y parecíes fronteres hasta l’actualidá, mientres que la otra; Euskal Herría; a pesar de ser una definición identitaria poderosísima na que muncha xente se reconoz y que pretende sumar envede restar, nunca dispunxo, hasta hai bien poco y de manera parcial, d’instituciones úniques pa tol territoriu que reivindica abarcar. Vuelta a les comunidaes históriques de primera y de segunda. Francamente, nun ye demasiao tranquilizador.
¿Qué quieren qué-yos diga? Ye igual igual que si nosotros, que a grandones nun nos gana nadie, dicimos:

“Asturies ye Asturies dende hai sieglos y Europa nun existe”.

Porque, efectivamente, Asturies foi un reinu medieval que caltién el mesmu nome y parecíes fronteres hasta l’actualidá mientres qu’Europa; a pesar de ser una definición identitaria poderosísima na que muncha xente se reconoz y que pretende sumar envede restar, nunca dispunxo, hasta hai bien poco y de manera parcial, d’instituciones úniques pa tol territoriu que reivindica abarcar.
Pero, en fín, esta burrada de qu’Asturies existe y Europa non, nun lo vamos dicir. Porque, como digo, cuando una cosa ye tan indiscutible empieza ser precupante.
Ya digo, nun me gusta cuando se demuestra la existencia de les coses col argumentu de la obviedá o de l’antigüedá histórica. Pero ye mui frecuente, demasiao frecuente. Cito. Julio Baldeón Baruque, catedráticu d’historia medieval de la Universidá de Valladolid:

“El nacionalsimu ye propiu del sieglu XIX y la unidá histórica y milenaria d’España ye obvia”

Entiéndanme. Ye como cuando siento dicir:

“La política siempre foi cosa d’homes y eso del voto femeninu ye un inventu del sieglu venti”.

COSES BONES Y MALES

Volviendo al puntu terceru, por supuesto que’l nacionalismu tien coses bones y males. Como cualqueire corriente de pensamientu. Por eso mesmo, bien de critiques que se-y faen a la ideoloxía nacionalista son ciertes. El problema o lo enriquecedor ye que podríen aplicase ce por be a cualisquier otra ideoloxía. Diría más: ya se fizo. Ello ye, muncho de lo que se-y critica agora al nacionalismu criticose primero respective del socialismu, del lliberalismu, del conservadurismu o del feminismu.
Dos exemplos. Uno, “el nacionalismu tien dos discursos: unu pa consumu internu y otru pa consumu externu. Tien, polo tanto un doble llinguaxe.” Lo dicho; quiten nacionalismu y pongan cualquier otra ideoloxía que se quiera ciritcar y el traxe sigue valiendo.
Segundu exemplu: “El nacionalismu sitúa a los territorios y a los derechos colectivos perriba de los ciudadanos y los derechos individuales”. Pues eso. Lo mesmo se dicía del socialismu que situaba al estáu o a les clases sociales perriba’l ciudadanu. O de los conservadores que poníen la cuna, la familia o la relixón perriba la llibertá personal.

CUESTIÓN DE TIEMPU

Pero, como digo, el nacionalismu tamién tien coses buenes. Nun hai tanto tiempu veíase al nacionalismu, o al patriotismu si se prefier, como al buenu de la película enfrente los malos que yeren los partidarios d’una o otra ideoloxía. Estos últimos veníen a dividir mientres que los primeres contribuíen al bien común. Supongo que ye la llei del pendilexu. Y tien el so sentíu. Cuando una sociedá vive momentos de división, aplaudese cualquier movimientu o proyectu que seya arreblagar eses diferencies. Y asina, recuerdo que cuando, nos años cuartenta, preguntaron-y al candidatu Eisenhower, herue de guerra y futuru presidente de los Estaos Uníos, si yera demócrata o republicanu, él contestó ganando l’aplausu xeneral, que nin lo uno nin lo otro. Que, primero de nada él yera ¡americanu!.
Hasta agora, polo menos n’España, venía siendo al revés. Taba bien visto declarase conservador, lliberal, socialista, demócrata, progresista... Pero si ún se declaraba español, vascu, extremeñu o patriota a seques, tachábenlu, como poco, de simplón. Y como munchu de demagogu o de proto racista o qué se yo.
Nun sé. Igual ye que tamos arreblagando la dómina de les ideoloxíes y entrando nel tiempu de los valores. Igual ye eso. Nun lo niego. Pero tar, ta costando.

CUESTIÓN DE NOMES:

Obviamente ye mui sano que se critique al nacionalismu. Pero ye trampa carga-y toles coses males y dicir que lo poco o muncho bueno que tien, eso nun se llama nacionalismu. Eso ye otra cosa.
Porque, aparte, nel sentíu contrariu, eso nun se fai. Un exemplu namás. Si en realidá lo que pretendemos ye combatir o criticar la tentación expansionista que pueda tener el nacionalismu, nun fai falta tomar la parte pol total. Nun fai falta criticar al nacionalismu en bloque. En parte polo qu’acabo de dicir y en parte por una razón evidente: el nacionalismu expansionista ya tien nome. Llámase imperialismu. Y ehí si cuento que la gran mayoría de la xente podría tar d’alcuerdo. Ello ye: el nacionalismu, na midía en que suponga defender o caltener lo propio ta bien. Pero en cuantes se trata d’imponer lo propio a un terceru empieza tar mal. Por supuesto. Ente otres coses porque cuando pasa eso, dexa de ser nacionalismu pa pasar a ser imperialismu.
Y afondando na manía de cargar al conceptu de nacionalismu tolo malu y llamalu d’otra manera cuando ye bueno, sigo con otra cita. N’esti casu del escritor, periodista y analista políticu inglés Timothy Garton Ash falando de la última copa del mundu de fútbol nun artículu de El País:

“(…) el sentimiento nacional no quiere decir forzosamente nacionalismo, con sus connotaciones negativas de animadversión y desprecio. Puede ser patriotismo, es decir, que uno quiere a su país sin odiar a los demás. Así es como yo interpreto la explosión actual de banderas y gente que canta espontáneamente su himno nacional en Alemania. Es patriotismo, no nacionalismo.”

Acabáramos. Si fuera tan fácil como camudar un nome, entós tolo que llevamos de conferencia nun valío pa muncho. Pero, tengo pa min que nun va ser tan fácil. Ente otres coses porque’l señor Garton Ash cai na so propia trampa nominalista. Efectivamente, fala d’himnu “nacional “d’Alemania. Y, como tamos seguros que nun quier insinuar qu’esi cantar ye despreciatiuvu nin animadversu; ello ye, que nun val pa odiar a nadie; tendría que falar d’himnu patrio. ¿O non?
Y por cierto, n’inglés la diferencia ente nacionalista y patriota ta clara; nes llíngües romances tamién. Pero, ¿cómo se diz nacionalista n’eusquera?: “abertzale”. ¿Y patriota? “abertzale” tamién . Definitivamente, la solución del señor Ash nun ye aplicable a tol mundu.

EN CUALQUIER CASU, ¿QUÉ YE EL NACIONALISMU?.

Vamos al noyu la cuestión, Depués de dar munches vueltes, vamos centranos no que, de verdá, ye’l nacionalismu. Vamos empezar por aquello de sangre y tierra. ¿De verdá el nacionalismu ye sangre y tierra?. Pues en cierta manera, sí. Pero con matices.
De mano, dicho asina; sangre y tierra; suena radical, arcaico, excluyente. Pero si dicimos derechu de sangre o derechu de tierra ya empieza parecer meyor. Y si llamamos derechu de sangre a que tolos descendientes d’una determinada nacionalidá, por exemplu los noruegos, dispongan del derechu a caltener la so ciudadanía vivan onde vivan y tengan nacío onde tengan nacío, eso ya parez mui razonable. Aperturista, incluso. Polo mesmo que, si llamamos derechu de tierra a que tolos residentes nun determináu territoriu, por exemplu Noruega, tengan nacío onde y de quien tengan nacío, dispongan tamién d’unos derechos esenciales de residencia y ciudadanía, eso abulta muncho más integrador.
La conclusión entós ye esa: el problema primeru ta nes palabres, nos tabúes. Ello ye, si envede sangre y tierra, que suena mui tremendu, falamos de ciudadanía por herencia o derechos de residencia por vecindá, la cosa suena infinitamente más moderna y tolerante. Pues ye exactamente lo mesmo. Y ye un bon resume de lo que representa, ente otres coses, el nacionalismu. En fin. A lo último pasa lo dicho: la palabra asusta; el conceptu convence. Y cualquier cosa llevada al extremu ye mala.

LA VISIÓN CONSTITUCIONAL

Bien. N’eso de la moderación y el sentíu común tamos tol mundu d’alcuerdo. Pero, primero de seguir ¿ser nacionalista nun implica tar necesariamente en contra del consensu y la constitución española? ¡Con tolo que nos costó algamalu!. Porque, polo menos, eso ye lo que se siente continuamente nos medios de comunicación.
Pues la verdá, será lo que se siente nos medios de comunicación pero ye mentira. Ya se que nel país vascu los dos “bandos” políticamente enfrentaos llámense nacionalistes y constitucionalistes. Y qu’eso lleva a conclusiones excluyentes. Pero eso son dos formes de falar. Si lo analizamos con un aquello de rigor, llegamos a la conclusión que, evidentemente, lo uno nun quita lo otro. Si me permiten l’exemplu, sería como pensar que los republicanos americanos nun son demócrates por definición; o que los demócrates americanos nun son, nin pueden ser republicanos. Vamos, que son monárquicos. Ridículo, ¿non?.
En cualquier casu, pa treslledalu al escenariu nuestru, van permitime que cite la constitución española. Concretamente’l so artículu dos onde afirma textualemente que se

“reconoz y garantiza el derechu a l’autonomía de les nacionalides y rexones (...)”.

Eso, ente otres coses, quier dicir, en términos xurídicos, que les autonomíes a les que se-yos garantiza esi derechu, o son nacionalidaes o son rexones. Ello ye, que pa disfrutar d’esi derechu, tenemos qu’escoyer. O lo uno o lo otro. O ningunu, claro, y nun hai autonomía. Bien. y, n’esa tesitura xurídico-política, ¿Cuál escoyimos nosotros? ¿Cómo definimos Asturies nel nuestru estatutu? Pues como una “comunidá histórica”. Estupendo. Fuimos a inventar una nueva categoría constitucional al marxe de la constitución. Nosotros, que la queremos tanto...
En fín. Cuento que, d’equí pa en delantre, por un mínimu respetu a la llegalidá, tendríemos que ser más rigurosos coles definiciones. Y nun me refiero namás a los nacionalistes. Señores redactores del estatutu d’autonomía: o nacionalidá o rexón. Equí nun valen terceres víes.

EN DEFINITIVA

Y ya pa concluir. Depués d’esti recorríu del qu’espero nun se cansaren demasiao, polos prexuicios más evidentes alredor del conceptu de nacionalismu ¿Qué ye lo que dicen los expertos, los científicos? Pues, como siempre, coses bastante aburríes, pa qué nos vamos engañar.
Asina, el nacionalismu puede definise sigún Ernest Gellner na so obra “Nacionalismu” como

“El movimientu ideolóxicu y políticu que, afirmando la personalidá nacional d’un pueblu, reclama pa esti el reconocimientu de los derechos que se deriven d’esa personalidá”.

Nun parez tan grave. Y ye aburríu, como-yos dicía. ¿Y qué dicen los propios nacionalistes?. Por exemplu Jordi Pujol:

“Partimos de la base de qu’España ye un país plurinacional. Queremos contribuir a la construcción española dende’l nacionalismu catalán, y que la nuestra personalidá seya respetada y reconocida.”

Tampoco suena tan mal. Igual ye que Pujol ye un llobu con pelleya d’oveya. Pero, sinceramente, un llobu que lleva trenta años faciendo d’oveya igual da cómo pa pensar que si nun dio’l zarapazu ya nun lo va dar nunca. Y que tolo que dicía nun yera pa engañar sinon que lo pensaba de verdá.

Conclusión. Depués de da-y munches vueltes, tengo pa min qu’esto del nacionalismu nun ye pa tanto. Cuidáu. Si lo ye, la violencia nel país vascu. Con eso poques bromes. Y sí tendríemos, como demócrates, que dir dando acabación a la eterna reforma del senáu como cámara territorial, a la equiparación de los estatutos d’autonomía y a la reforma de la llei electoral. Pero en fín, mientres uno y otro s’arregla, cuento, como ya dixi anantes, que

1. el nacionalismu ye una ideoloxía más
2. ye una ideoloxía qu’ahí que respetar
3. tien coses bones y males, como toes
4. nun hai que s’asustar pol nome
5. ye cuestión de tiempu

Polo tanto, rigor y paciencia. Y más nuna tierra como l’asturiana onde políticamente el nacionalismu vino teniendo tan poca presencia nesto últimos trenta años y ónde, pa entendenos, sigo pensando qu’un poco de sal nun-y vendíra mal a esti guisu.

YEREMOS POCOS...

Y, definitivamente, voi terminar con otra cita. N’esti casu del escritor catalán Xavier Rubert de Ventós. Pertenez al so llibru “De la identidad a la independencia”. Y resume perfectamente esi estáu d’opinión de los que nun considerándose nacionalistes miren perriba’l llombu a los que sí se consideren como tal. Diz asina:

“Vaya por Dios, ahora que todos sabemos que el Estado ya no es lo que era, que cada vez dependemos más de Europa y el mundo, ahora venís reclamando uno! ¿Aún no os habéis enterado de que eso del Estado ya no es moderno?”
(...) “Ese argumento (sigue l’autor) me recuerda una canción similar que oí más de una vez, hace ya algunos años, referida a las mujeres: ¡Fíjate en las mujeres: quieren salir a trabajar y a ganarse la vida! Ahora que nosotros hemos descubierto que el trabajo es alienante y embrutecedor, ahora que hemos recuperado el valor de lo lúdico, del ocio y la realización personal ahora ellas quieren trabajar. ¡Ya te lo decía yo: cuando ellas van, nosotros estamos de vuelta...!”

Nun tengo más qu’añadir.
Por eso digo que, lo mesmo a los que tan de vuelta como a los que tovía vamos, namás y munches gracies pola so paciencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El llirismu popular d'Eva González Fernández

Ponencia de Xosé Lluís Campal, presentada n'Arribada 2007, el 17 de setiembre.

Va unos meses, un mediáticu representante de la lliteratura n’asturianu díxo-y a un periódicu vallisoletanu que «para escribir sobre algo hay que distanciarse de ello». Tala falcatrúa desmiéntela la obra, agora dafechu zarrada, de la palaciana Eva González Fernández (1918-2007). Ensin denguna necesidá d’alloñase físicamente del solar los sos mayores, ensin sapozar esi filu xenéticu que coneuta al poeta col so mundu esterior (espeyu del interior), Eva González cañicó nel verbu popular una prestosa redistribucción del espaciu rural y los sos constituyentes, y algamó esa renovación d’ámbitos tradicionales emplegando, con respetuosa prudencia, la sabencia qu’ufierta la esperiencia vital y que nun s’aposienta nesi morribundu culturalismu tan a la moda, sinón nel fueu de les emociones que namás-y pidin al creador una güeyada non viciada hacia la cultura na que mamamos les señes identitaries.

Eva González incorp…

El ratu y l’asturcón. Sobro lliteratura erótico n’asturianu

Ponencia de David M. Rivaslleída'l martes, 24 d'ochobre de 2006, na primer edición de l'Arribada.
Los pocos poemes que de xemes en cuando s’escribieran en dómines
d’abstinencia nun son de gran interés

Wilheim Reich

1. Tocamientos seles. Pa entamar

Lo que son les coses. Cuando taba poniéndome a la xera pa esti alcuentru d’Arribada2006 en Xixón, a onde me convidaran pa falar de lliteratura erótico, sosprendeme un artículu de Les Noticies onde me faen una proposición eróticopolitica mui interesante daveres. Un columnista llamáu Piquero suxer que n’Asturies dalgunos de los que vamos presentamos a les elecciones del 2007 lo faigamos siguiendo l’exemplu’l candidatu de Citadans de Catalunya y mos pongamos en porrica pa facer los cartelos propagandísticos. Paez ser que'l catalán de marres atápase los fundamentales coles manes ya’l columnista propuén que n’Asturies, más gallos como tol mundiu sabe, lo faigamos ensin elles, ensin les manes, como los bonos acróbates. Dempués de visual…

Enrique García Rendueles.'Los Nuevos Bablistas': Voluntá y fracasu asturianista

ENRIQUE GARCÍA RENDUELES. LOS NUEVOS BABLISTAS: VOLUNTÁ Y FRACASU ASTURIANISTA ye'l títulu de la ponencia lleída por Xuan Xosé SánchezVicente'l 17 de setiembre de 2007, na segunda edición de l'Arribada. Nel 1925 publícase Los nuevos bablistas, un florilexu de la nuestra poesía fechu por un presbíteru natural del barriu de Cimavilla de Xixón, Enrique García-Rendueles.
La obra ye´l tercer momentu de sistematización antolóxica de la nuestra lliteratura, que, hasta entós, ye, fundamentalmente, la nuestra poesía. Los anteriores fiensos fueren, el primeru, l´asoleyamientu nel 1839 de la esbilla cavediana, que recoyía lo más selecto de la escasa producción del XVII y XVIII —más los poemes del propiu antólogu, Caveda—, y, el segundu, nel 1887, la reedición por Canella de la obra del villaviciosín fíu de Caveda y Solares, na qu´enxertó una mozaína más de poemes, d´autores y feches posteriores a la de 1839.
L´antoloxía de don Enrique, que pretende ser una muestra de la producción más…