Ir al contenido principal

Mar, costes y homes na lliteratura asturiana

MAR, COSTES Y HOMES NA LLITERATURA ASTURIANA [1] ye'l títulu de la ponencia lleída por Xuan Xosé Sánchez Vicente'l 27 d'ochobre de 2006, na primer edición de l'Arribada.


Nun hai malapenes na lliteratura asturiana narración d´entamu llargu que tenga como centru la mar o la vida los marineros. Nun tenemos l´equivalente a un José, del entriaguín Palacio Valdés, o La arrancada, de Vázquez Azpiri. Con tou y con ello, dientru lo llimitao de la nuestra tradición lliteraria novelística nun escaecen llibros nos que la mar o la so periferia tengan un ciertu protagonismu. Asoma n´El cai nunca duerme[2], de Xosé Nel Riesgo, una novela de mena prieta, qu´asocede n´Avilés y tien como centru los mundos de la droga, la marxinalidá y la corrupción policial, en Románticu (Llibros del Pexe, Xixón, 1992), de Milio Rodríguez Cueto, novela na que parte la mesma ye´l relatu, en forma de diariu, de l´aventura al través de los tiempos d´un marín condenáu a analeyar ensin aldu eternamente, o, instrumentalmente, como parte del viaxe que tienen que facer los protagonistes del relatu central de Memoria de los Cimeros, un llibru de los clasificaos como pa la mocedá, de Vicente García Oliva [3], y n´otru llibru xuvenil, Los caminos ensin fin, de Marín Estrada [4]. Y, por supuestu, apruz la mar en tornes como la de La Isla´l tesoru (Llibros del Pexe, Xixón, 1989), que debemos al yá citáu Rodríguez Cueto, o na de El loru d´Américo [5], fecha a comuña por Severino Antuña y Anselmo Orviz.
Ensin dulda podemos atopar mayor bayura, anque non muncha, nel campu la narración curtia. Asina, dende 1982 y a lo llargu de varios llustros, l´Ayuntamientu Carreño vieno convocando un concursu especializáu nel centru temáticu de la mar (dende 1980 tenía puesto en marcha otru ensin materia específica), tanto n´asturianu como en castellán. D´ente los autores premiaos n´asturianu podemos estremar a Xuan Xosé Sanchez Vicente (El piescador, primer premiu, 1982; Diecinueve, diecisiete, accésit –primer premiu desiertu-, 1990), Sabel López Labrada (La lancha, accésit, 1984), Carlos Rubiera (Sapedraguirro, primer premiu, 1987), Ana Fernández Marqués (La turulla, accésit, 1987), Milio Mariño (La mar maraviella, accésit, 1995), Xandru Martino Ruz (Mar de dubies, primer premiu, 1998). Vo comentar que, de los dos premios míos, el primeru, El piescador, ye un diálogu monolóxicu onde al final el llector descubre que´l pesquín que ta en muelle pescando y que tanto sabe de piesca ta, en realidá faciendo un actu moral / testimonial, pues va tiempu que la mar, enfermo, yá nun tien pexes. El segundu, Diecinueve, diecisiete, narra la llegada de Carlos I a Tazones, el desembarcu y dalgunos acontecimientos posteriores. Pero nun quiero parame nesos relatos de mio sinón señalar lo estupendo del testu de Carlos Rubiera, Sapedraguirro, un relatu enllenu de fantasía, d´ironía y de realismu, al empar, y como siempre, con una llingua maravillosamente lliteraria y oral al mesmu tiempu.
Fuera de los relatos apaecíos nesi concursu especializáu, podemos topar dalgunos n´otres convocatorias lliteraries que nun requirieren anda temática específica, como El viaxe de Bran, de Miguel Xosé Blázquez (Cuentos Curtios, El Garrapiellu, Xixón, 1997), un testu que´l mesmu autor califica como “adaptación llibre de “El viaje de Bran”, rellatu mitolóxicu de la Irlanda precristiana. Sieglu VIII”, y que, de la mena de los llamaos immram célticos, ye la narración d´un viaxe a la islla del amor y la felicidá, de onde los protagonistas tornen llevaos pola señardá de la patria, razón pola cuala son castigaos a analeyar eternamente pela mar.
Dientru del relatu de frasca tradicional, el que pudiéremos denomar del “pre Surdimientu”, vamos señalar el de Llorienzu Novo Mier, El Cristu de Candás [6], nel qu´un Cristu aportáu sobre les foles constitúyese nuna especie de “A buen juez, mejor testigo” acerca d´un un crimen cometíu por morde amor por ún de los dos amigos que se disputaben una moza. Presenta tamién interés, ente otres coses por ser de 1943, “El barquín de Faxán”, que tien como protagonista una traxedia nel mar y l´actu heroicu d´un desgraciáu más feu que Piciu, Faxán, que, pesie al despreciu que toos-y faen, da exemplu de bon corazón y valor a tol pueblu [7].
Como sucede en tolos ámbitos de la nuestra lliteratura, la mayoría la creación d´esta mena, y, sobre tou la d´enantes del Surdimientu, apaez arreyada al versu. El ratu que va venir a continuación va pasar repasu a dalgunos d´esos testos y al tratamientu que-y dan a la mar, a los sos momentos o manifestaciones, al paisaxe que conforma na so interacción cola tierra, a les persones que faenen nella o viven del comerciu los sos productos.
La presencia del océanu na poesía ye, na mayoría los casos, una presencia episódica. La mar –o les sos llendes: la costa o la playa- ye una mera metáfora o símbolu, o un marcu onde se proyecten emociones o onde suceden coses, pero non constituye la so presencia´l centru emocional o discursivu´l poema.
Asina ocurre nesti De vuelta del mar, de Xuan Ignaciu Llope [8]

Presta saber del mar / nos escuros díes del regresu / nesta patria de cobardes.
Presta saber de los amantes / que se dexen recordar / na erma temperatura / de los cuerpos ayenos.[9]

O esta Marina, d´Aurelio González Ovies:

Cuando nun sé quién soi, qué llevo / dientro, quién anda entre mio voz y mio pallabra. / Cuando baxa la vida hasta´l mio pechu / y duelme y duelme y duelme, acércome / a la mar y conózome un poco.

nunca siempre igual
siempre nunca diferente.

Como ye natural esa presencia de la playa o la mar -de mena coyuntural o en forma de marcu- ta munches vegaes arreyada al amor, a la figura del sexu contrariu o, a cencielles, al sexu. Asina esti poema d´Humberto González [10] :

Un báramu gaviluetes y l´horizonte tovía llueve. La mar regresaba a poco, a les nuestres espaldes, ensin ser pa moyanos nunca. Aquella tarde pañaríamos güérfanes caracoles na arena, como si fuere la vez primera que suañábemos sobre la piel de la playa.[11]

N´otres ocasiones, anque nun ye l´océanu otro qu´un marcu onde s´enxerta la relación erótica, la descripción de la mar tien una presencia mayor nel poema, una mayor entidá. Talo en Nun semeyu de ñoble perra azul, de Pablo Ardisana [12]:

Esta mar. // A veces endelgázase / comu solombra de ñube, / ponse a durmir / nun semeyu de ñoble perra azul. / Esta mar, aquí, agora durmida, / foi la que resaló, sonámbula / d´esplumes, el to pisar de plumes, / la to cintura; y al ñegru, cerráu, / del to pelo dexó-y un nun sé qué / de llapislázuli. // Esta mar.[13]

Esi valir de la mar como símbolu ye notable nún llibru de Lourdes Álvarez, Mares d´añil [14] yá el mesmu títulu lo ye-, onde, cola palabra “mar”, quier decise la vida, la pasión, el sentimientu. D´ente los poemes d´esa anda (Mares d´abril, Mar d´un tiempu, Mar de los iviernos, Párvola ente los mares, Los mares trespasaos, Depués de suañar mares) escueyo esti últimu:

Agora, cuandu me vuelva abril y piel del agua, / cuandu donda me llegue la tristura / y m´acueya la nueche, / sé que te voi sentir comu llagu d´añil / y frío temible. / Comu pespunte ingriente que me cuese los branos / a una araucaria vieya, / comu nena bebiendo les caricies del Sur, / sé que te voi sentir. / Depués de suañar mares / sé´l velenu bermeyu en dellos brotos, / sé la fugacidá nes copes d´esmeril / cuandu cantaba. / Y agora, namás agua, vuelvo dende esti abril / hasta comigo, na vida de los ríos.

Les playes tienen una presencia bultable na poesía de Berta Piñán. Asina, n´Un mes[15] atopamos Playes, un recorridu d´impresiones y recuerdos per playes d´Asturies y del Mediterraniu; en Llectura na playa o mares de tinta, una fusión de lliteratura sobre la mar y presente del yo del poema; en Playa de Toranda, una rememoración amorosa nel presente del emisor. De toos ellos quiero gozar agora con vustedes del elusivu testu de Playa de Tarifa. Cádiz (I):


Atopamos los zapatos na playa, / pela tarde, un día que baxamos / de merienda. Vímoslos nuevos, / como compraos pa la ocasión, / dos escarabayos xigantes brillando, / metíos pela arena. / Al ratu tu gritabes: / “mira, equí hai otros. Y otros”, volvíes / a gritar: “de xuro que los truxo la marea”. / Aquello foi too: namás zapatos nuevos / apinaos sobre l´arena. Y nun saber qué facer / con tanta desolación.

Vamos citar tamién, dientru esta faza, “Marea”, de Xosé Manuel Valdés Costales [16], onde s´amiesten paisaxe marín y sentimientu de dolor, y qu´entama:

Sólo si la mar nuestra, / onde bañamos el deséu…

María Teresa González tien dos poemes de mena asemeyada, Playa de San Llorienzu y Playa de seronda, nos que la empatía del emisor (a) proyéctase sobre la playa yá vacia de dempués del veranu. Allugamos equí dalgunos versos del primeru d´ellos:

Cuandu toos colen / y tú / fecha una yacería pola senté foriata / t´alcuentres sola / sucia / escarnecida / yo tornaré a ti. / Cuandu´l sol altu / ente les ñubes prietes / nun te caleza / y el vientu fríu / nun dexe qu´otres ñarices te huelan / nin otros güeyos te güeyen / yo tornaré. [....]

Decía yo que la nuestra lliteratura carez de les grandes escenes realistes que nel XIX y principios del XX dieren llugar, fuera yá de la lliteratura, a les marines y escenas de barcos, de Martínez Abades; a la fe y la traxedia la mar, como en La promesa o Naufragio en las costas de Gijón, de Ventura Álvarez Sala; a los tipos populares y xeres ocupacionales de pescadores, mariscadores o pescaderes que pinten Evaristo Valle, el yá citáu Ventura Álvarez Sala (Mariscando), Nicanor Piñole, La rula, o que talla Sebastián Miranda nel so Retablu del mar.
Ensin embargu, hai un puntu de confluencia, l´atractivu que pa la nuestra lliteratura tradicional en versu tienen les persones y les xeres que viven de la mar. Asina, Marcos del Torniello en ¡Que reblinquen!, un romance octosilábicu con rima n´-ee, fai un animáu retratu d´una sardinera nel so caleyar pregonándoles [17]. García Peláez, nún llargu poema n´endecasílabos pariaos, La sardinera, con un pequeñu drama nel so interior [18]; Matías Conde pinta Sardinera de Xixón [19], una estampa, tamién, con un pequeñu drama. D´ente toos esos testos señalo dalgunos. Lorenzo Novo Mier escribe La barca y el pescador [20], un poema de 12 cuartetos endecasilábicos onde s´establez un paralelismu entre la vieya barca del pescador y la so persona, sobre´l desgaste y l´aveyentamientu que la vida fue emponiendo en común sobre dambos. El tratamientu lliterariu correspuende a un modu “antigu”, pues ye´l narrador, el que, falando de “Tu” col marineru, va trazando esi paralelismu y señalándo-ylu al personaxe. Per otru llau, La barca y el pescador remítenos al paralelismu asemeyáu ente oxetu y persona que s´establez en Vieyu carrín d´Esquirpia, de Bernardo Guardado. [21]
María Elvira Castañón escribe (1982) El pleitu los delfines (romance octosilábicu n´-ía), sobre la lleenda tradicional, Alborada (1983), (romance octosilábicu n´-aa), que tien como tema la fiesta de “L´alborada” de Candás y Les muyeres de la paxa (1986), sobre les pescaderes.[22]

Dalgunos versos de dellos d´esos poemas:

De ¡Que reblinquen!

Con el paxo na cabeza
Ye una xana casimente
La graciosa resalada
Más simpática del muelle
Que apregona les sardines:
“¡Que reblinquen! ¡Hay que veles!...
¡Y qué vives, y qué grandes
Y qué gordes, y qué güenes!” […]


De La sardinera

Mirade como cuerre la sardinera
A vender les sardines a la carrera
¿Non la vedes? Figura que s´asofoca
Y tantu s´aforfuga que paez lloca.
Casi qu´a la rodía lleva´l refaxu
Y sobre la cabeza carreta un paxu
Que va chando salmoria qu´esbarria llente
A mecése-y col sudu sobre la frente,
Sin que delgún s´apene de la so estrella,
Sin que tenga un cristianu llástima d´ella.

Dotramiente, toa esa lliteratura de xente popular, marineros y pescadores, avéranos al mundu tradicional de la cultura, el folklore y los tipos populares que recueyen a lo llargo de décades los artículos de costumbres d´Alfredo García, Adeflor, Ataúlfo Friera, Tarfe, José Avelino Moro, o al qu´apaez en dalgunes obres teatrales, como en dellos momentos del Llinguateres, d´Emilio Palacios.
La mar n´otros casos, val como ponte p´axuntar los asturianos d´equí y los tresoceánicos, dientru d´esa tan abundante producción na nuestra lliteratura como ye la de la emigración [23]. Pepín de Pría, por exemplu, escribe ¡Cuándo vendrán!, un romance heroicu con rima –aa, nel que´l poeta pide-y a la mar que lleve a les tierrres d´América los golores, colores y recuerdos de la tierra asturiana [24]. Asina entama:

¡Mar! Qu´azotes ferviendo espumaraxa
La deliciosa y plácida ribera…
¡Mar! Que cuspes al cielo blanca espuma
Mentres qu´agulles gritos de soberbia […]

De forma asemeyada, al través de la mar, Valentín Ochoa, “Antón el Chiova”, en A los asturianos residentes nel Uruguay, poema en pariaos dodecasilábicos, fai a los emigrantes americanos una entruga sobre los recuerdos d´Asturies ellí, la so música, y les sos costumbres.
Dientru d´esi mundu tradicional representa una figura piquera la del modernista José García Peláez, sinón siempre polos sos resultados sí polos sos entamos renovadores. En Nel y Flor, poema en forma de relatu mitolóxicu, el llibru terceru cuenta un maremotu que somorguia les tierres, lo qu´obliga a la parexa protagonista a viaxar nuna barca en busca d´una nueva tierra. La mar tien ehí, nesi relatu, dellos valores simbólicos arreyaos a la vida, la purificación y el resurdimientu. Asinamesmu, poemes importantes del mesmu autor arreyaos a la mar, y de triba non costumbrista y dientru l´ámbitu modernista son, A Ribadesella, quince cuartetos de versu alexandrinu con rima cruzada col qu´entama La Fonte del Cai, una especie d´oda marina (según les palabres de Ramos Corrada), un canciu d´esaltación, d´invocación y de petición d´ayuda al mar; y La farola de Somos, el segundu poema del citáu llibru, un canciu al faru de Ribesella como emblema y símbolu, dividíu´l poema en siete partes, les tres primeres de les cuales tán escrites nuna especie de silva arromanzada de hexasílabos y decasílabos con rima –aa; la cuarta y quinta en dodecasílabos apariaos; la sesta y la séptima, tamién en dodecasílabos apariaos, pero terminando dambes con sendes seguidilles de siete y cincu.
Asina entama A Ribesella:

Mar namorada terne d´aquesta Ribesella
Que coles foles beses y alluries col to son,
Que cantes nes sos peñes, que dexes na so oriella
Granes de sal que güélvense de miel pal corazón…
Non ruxas espantable, non muerdas nes orielles..

Y d´esti mou y manera La farola de Somos:

Farola bendita:
¡cuántes veces, al ver la llapada
Que sal de tos rayos,
Dunvióti una llárima
D´amor y ternura
El indianu que vien de L´Habana!
Ribesella, que tas entre montes
Sentada na oriella
Del ríu que baxa […]

Van tenelo seguramente como una muestra d´inmodestia, pero un estudiu d´esta mena nun puede pasar ensin una referencia, masque sea breve, a la producción poética de mio, seguramente aquélla na que, por munches causes, llaste más la mar d´ente toles contemporanies.
Nel segundu poemariu, Poemes de Xixón (1981) [25] apaez una sección entitulada “Poemes de la mar”. Y, per otru llau, recuéyense poemes asoleyaos nel primer títulu, Camín de señardaes [26]. Esto poemes son Providencia, Musel, Muru de San Llorienzu, los tres, llugares de Xixón relacionaos col Cantábricu. Destacaré sólo qu´esti últimu tien como títulu completu´l de Muru de San Llorienzu, verticalmente esfechu. Aparte la realidá que describe, que puede vese con un cenciellu paséu al borde la mar, nun se-y escapará a ningún d´ustedes, polo menos a los de más edá, la diloxía qu´encubre la palabra “verticalmente”, ún d´aquellos palabros específicos del franquismu.
Nos demás poemarios abonden en testos o estayes enteres dedicaes a la mar o´l so contornu xeográficu. De reidores costes (les d´Asturies, obviamente) contién dellos [27]. Y de llastientes picos [28] enxerta una serie d´ellos (Villar, Ría de Villaviciosa, Playa de La Griega, Playa de Cuevas, Playa de Cadavéu, Playa de Barayu, La Regalina, Playa de La Isla, Playa de l´Estañu), embaxu´l nome común d´ “Ora marítima”. Lo que los fai estremar a toos ellos del tipu de poesía que viéremos enantes como común ye qu´equí la mar o la xeografía costera –como yá asocedía colos poemes de los primeros llibros, qu´enantes citemos- nun son un puru marcu pa una hestoria o pa la proyección de la emoción o pa la búsqueda de símbolos: constituyen un intentu de descripción y adentramientu nel paisaxe real, onde sólo caben, como inxerencies esternes, referencies hestóriques arreyaes a la zona.
L´últimu llibru poéticu de mio, As de corazon es/y/es, [29]contién tamién una sección (“embelga décima”), entitulada “La mar”. Escueyo d´ella esti sonetu en versu blancu:


MAR BELLA

Enriba la lluz tíñese d´azul
Y la mar esmeralda dexa ver
Les oclaes serenes, los arcinos
De mora y caramelu, la bandera

Llistada y pudorosa de la xulia
Y la perblanca vela de los barcos
Que sele posa nel sedosu sable
De los fondos marinos. El sol llaste

Esllumante na muda superficie.
Los carreros y pielgos embalaguen
Azul turquesa y verdes esmeraldes

De tonos estremaos y de matices.
Nin un cintayu blancu pinta´l cielu
Nin fola o voz equí ruempe´l silenciu.

Quiciabis acaben de salendar alliviaos, pensando que, acabantenes de ller un testu suyu, el ponente yá nun va sollivialos más col so impudor exhibicionista. Tán enquivocaos. Anque´l refrán diz qu´inxamás lloviera que nun abocanara, nun ye esti´l casu. Quiciabis merez la pena recordar qu´un poema n´alexandrinos qu´apaecía nel primer de los mios poemarios, Camín de señardaes, convirtiérenlu el pintor Luis Manuel Díaz Rodríguez y l´editor Antón García nun bellísimu llibru infantil [30]. Asina entama:

El camarón na cueva xuega a ser un pirata,
Con un güeyu de trapu y de palu una pata,
Y el segundu d´a bordu, la gayaspera sapa,
Escuéndese na roca al sentir qu´alguien pasa.

Agora sí, agora pongo´l lloréu y aselo. Citábemos más enriba, d´ente los poemes tradicionales, el Sardinera de Xixón, de Matías Conde. Mientres el llevador d´esti relatu-descripción-inventariu se retira, dándo-yos a vustedes un permerecidu descansu, van sentilu musicáu por Carlos Rubiera. Carlos Rubiera y Matías Conde: Sardinera de Xixón.

[1] Esti testu fízose como intervención oral nes xornaes de l´Arribada 2006, celebrada en Xixón. Hai, darréu, nél, señes d´esa situación pragmática de comunicación directa col públicu.
[2] Xosé Nel Riesgo Morán, El cai nunca duerme, ALLA, coll. Llibrería Académica, nº 14, Uviéu, 1989.
[3] Vicente García Oliva, Memoria de los Cimeros, Conseyería d´Educación, Cultura y Deportes, Uviéu, 1986.
[4] Pablo Antón Marín Estrada, Los caminos ensin fin. Premiu Abril , 2000, Llibros del Pexe, Xixón, 2001.
[5] Huguette Pirotte, El loru d´Américo. Torna de Severino Antuña y Anselmo Orviz, Conseyería d´Educación, Cultura y Deportes, Uviéu, 1990.
[6] Llorienzu Novo Mier, “El Cristu de Candás”, n´Obra asturiana completa, Conseyería d´Educación, Cultura y Deportes, Uviéu, 1991.
[7] Enrique Pérez Álvarez, “El barquín de Faxán”, en Fayueles y forgaxes, ALLA, Llibrería Facsimilar, nº 23, Uviéu 1995.
[8] Xuan Ignaciu Llope “De vuelta del mar”, en Xeografía del augua, Ediciones Trabe, coll. La Fonte de Fascura, nº 3, Uviéu, 1992.
[9] Ver tamién Depués del mar, ibidem.
[10] Humberto González, en Tiempu de nós, Editorial Trabe, La Fonte de Fascura, 22.
[11] D´Ignaciu Llope, de la misma anda, “El run de la mar”, “Artéu”, n´El llugar del sol, Premiu Fernán Coronas, 1999, Ediciones Trabe, coll. Albera, nº 7, Uviéu, 1999.
[12] Pablo Ardisana “Nún semeyu de ñoble perra azul”, n´Armonía d´anxélica sirena, ALLAS, Llibrería Académica, nº 7, Uviéu, 1986.
[13] Nun tien presencia escasa la mar, como marcu de la emoción o como paisaxe, n´Ardisana. Asina, nel mesmu Armonía d´anxélica sirena, “La nuesa mar” o “Altamar de soledá”; n´ Una luz inesperada (Alvízoras Llibros, Uviéu, 1991), “Un fuebu d´agua”.
[14] Lourdes Álvarez, Mares d´añil, Ayuntamientu de Mieres, coll. Teodoro Cuesta, nº 7, Mieres, 1992.
[15] Berta Piñán, Un mes, Trabe Ediciones, Uviéu, 2003.
[16] Xosé Manuel Valdés Costales “Marea”, en Memoria encesa, Editorial Aína, Uviéu, 1989.
[17] Marcos del Torniello, “¡Que reblinquen!”, Obra asturiana, Trabe Ediciones, Uviéu, 1996, páx. 370.
[18] Pepín de Pría, Obres completes (II), Llibros del Pexe, Xixón, 1993, páx. 499.
[19] Matías Conde, Sol en los pomares, IDEA, Uviéu, 1976.
[20] Llorienzu Novo Mier, “La barca y el pescador”, n´Obra asturiana completa, Principáu d´Asturies, Uviéu, 1991, páx.272.
[21] Al vieyu carru d´Esquirpia, d´Eloy Fernández Caravera, ensin embargu, nun prevoca un paralelismu emocional ente´l carru y el personaxe -vieyos e inútiles dambos yá-, sinón que´l carru conviértese nel símbolu de l´Asturies que ta desando de ser, nuna manifestación del tema del ubi sunt, tan frencuente na nuestra lliteratura (ver el mio “El ubi sunt identitario en la literatura asturiana”, en Litora cantabrica, Fundación Nueva Asturies, Xixón, 2004).
[22] Toos esos testos, en Concurso de Cuentos “Ayuntamiento de Carreño” (años 81–86). Ayuntamiento de Carreño. Candás, 1987.
[23] Al respective, puede vese´l mio “La lliteratura asturiana na emigración”, en Litora cantabrica, Fundación Nueva Asturias, Xixón, 2004.
[24] Pepín de Pría, Obres completes (II), Llibros del Pexe, Xixón, 1993, páx. 493.
[25] Xuan Xosé Sánchez Vicente, Poemes de Xixón, Conceyu Asturies-Xixón, 1981.
[26] Xuan Xosé Sánchez Vicente, Camín de señardaes, Seminariu de Llingua Asturiana, nº 2, Uviéu, 1980.
[27] Xuan Xosé Sánchez Vicente, De reidores costes, Alvízoras Llibros, coll. Poesía, nº 2, Uviéu, 1998.
[28] Xuan Xosé Sánchez Vicente, Y de llastientes picos, Trabe Ediciones, coll. Albera, nº 6, Uviéu, 1999.
[29] Xuan Xosé Sánchez Vicente, As de corazon es/y/es, Trabe Ediciones, Uviéu, 2001.
[30] Xuan Xosé Sánchez Vicente, dibuxos de Luis Manuel Díaz Rodríguez, Trabe Ediciones, Uviéu, 2001.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El llirismu popular d'Eva González Fernández

Ponencia de Xosé Lluís Campal, presentada n'Arribada 2007, el 17 de setiembre.

Va unos meses, un mediáticu representante de la lliteratura n’asturianu díxo-y a un periódicu vallisoletanu que «para escribir sobre algo hay que distanciarse de ello». Tala falcatrúa desmiéntela la obra, agora dafechu zarrada, de la palaciana Eva González Fernández (1918-2007). Ensin denguna necesidá d’alloñase físicamente del solar los sos mayores, ensin sapozar esi filu xenéticu que coneuta al poeta col so mundu esterior (espeyu del interior), Eva González cañicó nel verbu popular una prestosa redistribucción del espaciu rural y los sos constituyentes, y algamó esa renovación d’ámbitos tradicionales emplegando, con respetuosa prudencia, la sabencia qu’ufierta la esperiencia vital y que nun s’aposienta nesi morribundu culturalismu tan a la moda, sinón nel fueu de les emociones que namás-y pidin al creador una güeyada non viciada hacia la cultura na que mamamos les señes identitaries.

Eva González incorp…

El ratu y l’asturcón. Sobro lliteratura erótico n’asturianu

Ponencia de David M. Rivaslleída'l martes, 24 d'ochobre de 2006, na primer edición de l'Arribada.
Los pocos poemes que de xemes en cuando s’escribieran en dómines
d’abstinencia nun son de gran interés

Wilheim Reich

1. Tocamientos seles. Pa entamar

Lo que son les coses. Cuando taba poniéndome a la xera pa esti alcuentru d’Arribada2006 en Xixón, a onde me convidaran pa falar de lliteratura erótico, sosprendeme un artículu de Les Noticies onde me faen una proposición eróticopolitica mui interesante daveres. Un columnista llamáu Piquero suxer que n’Asturies dalgunos de los que vamos presentamos a les elecciones del 2007 lo faigamos siguiendo l’exemplu’l candidatu de Citadans de Catalunya y mos pongamos en porrica pa facer los cartelos propagandísticos. Paez ser que'l catalán de marres atápase los fundamentales coles manes ya’l columnista propuén que n’Asturies, más gallos como tol mundiu sabe, lo faigamos ensin elles, ensin les manes, como los bonos acróbates. Dempués de visual…

Enrique García Rendueles.'Los Nuevos Bablistas': Voluntá y fracasu asturianista

ENRIQUE GARCÍA RENDUELES. LOS NUEVOS BABLISTAS: VOLUNTÁ Y FRACASU ASTURIANISTA ye'l títulu de la ponencia lleída por Xuan Xosé SánchezVicente'l 17 de setiembre de 2007, na segunda edición de l'Arribada. Nel 1925 publícase Los nuevos bablistas, un florilexu de la nuestra poesía fechu por un presbíteru natural del barriu de Cimavilla de Xixón, Enrique García-Rendueles.
La obra ye´l tercer momentu de sistematización antolóxica de la nuestra lliteratura, que, hasta entós, ye, fundamentalmente, la nuestra poesía. Los anteriores fiensos fueren, el primeru, l´asoleyamientu nel 1839 de la esbilla cavediana, que recoyía lo más selecto de la escasa producción del XVII y XVIII —más los poemes del propiu antólogu, Caveda—, y, el segundu, nel 1887, la reedición por Canella de la obra del villaviciosín fíu de Caveda y Solares, na qu´enxertó una mozaína más de poemes, d´autores y feches posteriores a la de 1839.
L´antoloxía de don Enrique, que pretende ser una muestra de la producción más…