Ir al contenido principal

La lliteratura asturiana vista por Luciano Castañón nel diariu "Región" (1966-1979)

Ponencia de Xosé Luís Campal presentada na tercer edición de l'Arribada nel Centru Cultural Antiguu Institutu de Xixón, el xueves 18 de setiembre de 2008.


La insobornable voluntá d’espardimientu y intercambiu arriquecedor contornió’l devenir intelectual d’un home d’imparable vocación cultural como foi’l xixonés Luciano Castañón Fernández (1926-1987). Nun-y bastó con facer investigación folclórica, etnográfica, paremiolóxica y bibliográfica; nin tampoco con dexar asoleyaes noveles, cuentos, poemarios, una pieza teatral, biografíes de pintores y milenta collaboraciones de crítica d’arte. Camentaba que la lliteratura había, sí, que tallala en solitariu nel silenciu del despachu, alloñáu’l creador d’interferencies, pero vía perñidio que ensin un canal pa compartila yera xera valera y amarguxa. Aguiyáu por esi determín, en 1966 Castañón entamará a redactar, en castellán, una fueya selmanal nel diariu uvieín Región, onde dir dando anuncia de tolo qu’arrodiaba l’impuru universu d’escritores y llibros, una estaya qu’empicipió’l 27 de febreru d’aquel añu y que caltendrá con regularidá fasta’l 28 d’ochobre de 1979, coincidiendo cola llegada a la direición del periódicu católicu de Juan de Lillo. La páxina, dende payares de 1979, sustituyóla Región por otra denomada “Cultura asturiana” na qu’escribíen, ente otros, Ramón Baragaño y Belarmino.

La páxina de Castañón bautizóla’l periódicu de Ricardo Vázquez Prada de primeres como “Letras” y depués pasó a nomase, pero ensin continuidá, “Página literaria” o “Tiempo de leer”, anque acabó retomando la cabecera inicial y, a partir de febreru de 1977, torna a llamase “Literatura”. Salía los domingos, anque apaeció de xueves dende xunu de 1975 fasta xineru de 1976. A la firma de Castañón, única d’entrada y demientres munchos meses, acompangáronla depués, masque con intermitencies, otres como les de Carlos Álvarez, Juan Manuel Pendás Benito, Ramón García de Castro, Antón Rubín, José María Usera, María Nieves Castañón, Pedro de Lorenzo, G. Lombardero, José M. F.-Pajares, José Antonio Burriel o José López Martínez, pero sedrá’l so más constante escuderu, Víctor Alperi, quien se fexo responsable d’estayes más duraderes como foron les entitulaes “Escritores españoles”, “Novelistas del día” y “Glosa literaria”; l’escritor mierense vendría a constituise nun llaboriosu complementu pa los petites divulgadores del artífice y coordinador Castañón.

L’esquema de la páxina definíalu la cenciellez y sofrió poques variaciones nos cuasi sos catorce años d’esistencia: un testu llargu, una retafila de reseñines de les novedaes lliteraries, un garapiellu de notes curties pero xugoses que llamó “Correveidile” y, dacuandu, retayos poéticos d’autores d’España y d’Hispanoamérica embaxo’l rótulu de “Poesía joven” o “La poesía”, un apartáu nel que van velar les sos primeres armes poetes de la rexón como Alejandro Cuesta o’l zamoranu Felipe Prieto, ún de los primeros representantes del Surdimientu y el cualu, al poco d’apaecer la fueya, ufiértamos el so autorretratu nun sonetu de pesimismu rabiosamente socialrealista[1].

Los artículos llargos acabaron por adoptar la cadarma d’analís monotemáticos; asina tenemos, por exemplu, la reseña de llibros como Entre manzanos, de Alfonso Camín[2], o Más poemas de Llanes, de Celso Amieva, de los qu’anota que «añoran la emulsión de días y de hechos concitando al poeta para que plasme la plástica remembranza, haciéndola dúctil al tacto del oído y al contacto del corazón»[3]. Por embargu, los primeros años de la páxina emplegó Castañón estos testos, non pa facer comentarios d’asuntos d’hestoria lliteraria (fai alcordanza de la muerte d’Ignacio Aldecoa y de la rellación de Galdós con Asturies o traza semblances reivindicatives d’eruditos como Eduardo Martínez Hombre, Adolfo González Posada, Feijoo, Enrique García Rendueles, Roque Pidal, o Xulio Somoza), y somanera de novedaes llibresques o d’esposiciones plástiques (Marola, Úrculo, Piñole, Alejandro Mieres, César Montaña, Vaquero Turcios, Luis Fernández o Aurelio Suárez –al que tien pol pintor surrealista más importante d’España–, ente otros), sinón p’amosar los sos porgüeyos como autor activu al traviés d’una estructura mista que conxuga la socioloxía ficcional cola fábula del cuentu (des)moralizante, los diálogos teatralizantes con personaxes que son una ampliación de les sos esmoliciones y la reflexón crítica escontra los vicios qu’afueguen l’exercitamientu del oficiu d’escritor ensin pilancos. Anque neses incursiones nun va faltar una modalidá bien querida pol autor: les estampes de les sos caminates peles montañes y aldegues la rexón (Bulnes, Ballota, Vega de Poxa, Cuadonga, el llagu Ubales, el Sueve, o Peñamayor faen cola equí), los motivos que toca avísenmos d’una taraballera enforma concreta y que anguaño sedrían materia d’esame: los encontos del escritor, la vocación, l’entusiasmu descomanáu por tolo foriato, los concursos de duldosa solvencia/decencia y la compraventa votos del xuráu (ún de los artículos titúlase “Compro, vendo, cambio”), les feries del llibru, los ex-libris, los disgustos y allegríes que-y da la so pasión bibliófila (qu’él llama “bibliomaníaca”), les ediciones llimitaes como rempuesta a un mercáu ensin salides, les estrenchures económiques y el despreciu que padez l’escritor, al que nun se-y retribuyen los trabayos que-y encarguen; lo muncho que cuesta facer lliteratura serio, les tertulies como reductu, el fomentu de la llectura, l’arribismu y el silenciamientu del valir por mor de les presiones grupales, el rebuscu nos rastros madrilanos y la caza d’exemplares non veniales nes imprentes d’Asturies, el reconocimientu tardíu na vieyez, ecetra. Un sucedáneu curiosu ye’l de los diálogos ente llibros o ente personaxes d’obres lliteraries perconocíes.

Dientro la seición “Correveidile”, que más alantre tendrá otros epígrafes como los de “Notas literarias” o “Escaparate”, Castañón informa de concursos y congresos, reseña publicaciones venceyaes con Asturies y lo asturiano, avanza proyeutos en marcha d’escritores del Principáu y alcuérdase d’aniversarios d’autores perdixebraos como Baroja, Baudelaire, Bécquer, Machado o Dante. Por embargu, el tonu templáu nun destierra l’ácidu sarcasmu, como fai’l 6 de marzu de 1966 cuando tres dramaturgos nacionales (Antonio Gala, Gómez Arcos y Emilo Romero) protestaron con fuercia escontra los críticos que-yos dieren lleña, a tolo cual Castañón entrúgase lo que vien darréu: «¿Merecerán el nombre de ingratos dado que cuando en ocasiones anteriores fueron ensalzados por los mismos críticos no manifestaron tan publicitariamente su deudor agradecimiento?».

Nel requexu dedicáu al versu –que prodigaráse fasta mitá de los años 70– dirá enxertando Castañón composiciones orixinales, mayoritariamente en castellán: abondoses son les roblaes por Andrés García García, Tino Castaño o Fersoca, amás d’otres puntuales d’autores conocíos nel ámbitu rexonal (Florina Alías) o desconocíos (Mª del Carmen Alonso[4]), y otru puñáu de poemes diversos sacaos de llibros acabantes de publicar. Del mesmu mou, anque en cantidá menor, l’asturianu ta presente nos sonetos retratistes de Luis Aurelio[5] –pertenecientes a la so serie “Xente de casa[6]– y en composiciones de Constantino Cabal (“El madrigal de la boca”, de L’alborá de los malvises), José Fernández Obaya (“Viva el tiatru asturianu[7]) o Matías Conde (“Les armes del asturianu”, de Sol en los pomares).

Otres seiciones que diríen afitándose col correr de los años sedríen les dedicaes a la recensión de llibros y revistes lliteraries (ente les publicaciones asturianes, informó de El Cuélebre Literario y d’El Glayíu) de les que Castañón va faciéndose ecu, o les munches entregues d’aforismos nes que va sacándo-yos tou’l xugu connotativu a conceutos y definiciones, una modalidá a mediu camín del reflán y la greguería, y que Castañón atropará nun fargatáu de xeneroses series como: “Parecido pero diferente”, “Mentiras”, “Definiciones enhebradas”, “Sílabas impávidas” o “Más fraseología”. Son pildorines sentencioses afitaes na insolitez del contraste y les combinaciones sospresives, microdescripciones d’asuntos perfechamente sintetizaos nos encabezamientos e inclusu de finxu llíricu: “Musiquería”, “Ballet”, “Gente, gente, gente”, “Playeando”, “Hospital”, “Un poco de café”, “Como”, “Crítica literaria” son los títulos de dalgunes, que Castañón bautizare n’otru llau como “bobadines”, “quisicosas” o “sinsustancialidades”.

La lliteratura fecha por autores asturianos en castellán atenderála Castañón, al recoyer lo que van algamando escritores de la rexón de toles époques y tendencies estétiques como: José Antonio Mases, Concha Suárez del Otero, Juan Uría, Manuel Arce, Cándido Sánchez, José Manuel Castañón, Ángel González, Héctor Vázquez Azpiri, Dolores Medio, José García Nieto, Carlos Bousoño, Pérez de Ayala, Manuel Pilares, Juan José Plans, Ovidio Gondi, Luis Fernández Roces, Emilio Pola, Jesús Castañón, José Luis Martín Vigil, Xovellanos, Óscar y Mauro Muñiz, Javier Vallín, Ana de Valle y un perllongu eicetra nel qu’ocupa llugar cimeru Alfonso Camín, pos alrodiu del poeta de La Peñuca afayamos media docena d’artículos de Castañón sobre la urxencia d’asitialu onde se merez. Acusa a la sociedá asturiana d’afondigayalu nel olvidu depués de tener fecho d’él bandera política mentantu vivió esiliáu el prolíficu epígonu del Modernismu. Ponmos como exemplu un homenaxe’l 15 setiembre de 1978 nel Atenéu Xovellanos nel que Castañón participó xunta Patricio Adúriz y Senén Guillermo Molleda: «Causó una impresión decepcionante por la escasa asistencia de público. Las sillas vacías clamaban la injusticia que se estaba plasmando con el escritor más prolífico de Asturias, y el más expresivo, literariamente, de esta región». Y dispara ensin atayos escontra «quienes hace años enarbolaban su nombre como si fuera un pasquín de protesta, ahora lo abandonan y ni se dignan dedicarle tres cuartos de hora» (1-X-1978).

Polo que cinca al panorama de les lletres llariegues que l’estudiosu xixonés dibuxa, nun discrimina unes corrientes en favor d’otres, y asina los sos afalagos empobínalos tanto al xéneru poéticu y dramáticu como al prosísticu, y tanto a escritores d’entesieglos (Fabricio, Pepín de Pría, Pepín Quevedo) y de posguerra (Emilio Palacios, José Campo, García Oliveros) como a mozos que tan espoxigando como Nel Amaro o Felipe Prieto, de quien aplaude, en marzu de 1968, los sos «poemas testimoniales» de «fondo social», onde s’eliminen «todo matiz humorístico o detalles que minimizaran su fondo». L’amor polo asturianu embúrrialu a llamar la atención sobre inéditos como el del poema al conde de Campumanes y un diálogu en bable que se recueye nun cartafueyu de 1858 fechu pa festexar una visita real a Avilés (20-V-1979), o mesmamente a denunciar l’abandonu d’edificios con hestoria lliteraria, como la casa ñatal en Prendes d’Antón de Marirreguera, tapecida, escribe Castañón, por «una enmarañada trama de escayos, tan propicios, además, a proliferar» (22-I-1978).

Un llamentu recurrente en Castañón, al tratar d’ediciones n’asturianu, ye’l de la desidia tipográfica y ortográfica, que nun-y duel sorrayar. Al reseñar la recopilación de poesíes de Pepín Quevedo diz que «es de lamentar el descuido que existe en las poesías recogidas en el tomo, con impropiedades en acentos, apóstrofes y elusiones de vocales». Y tres cuartos de lo mesmo atopamos na glosa que fai d’una edición de Pepín de Pría.

En poesía, Castañón avérase a les producciones de José Campo, García Oliveros, Ángel Pola, o Bernardo Guardado. El llibru Per les caleyes d’Aller, de José Campo, resúmelu diciendo que son poesíes chispeantes y populares nes que desenrolla «argumentos basados en costumbres, dichos, cantares, querencias, la caza y pesca, las faenas campesinas o lugares del concejo allerano» (30-VI-1968). A propósitu de la reedición de los Cuentiquinos del escañu del mélicu y bibliófilu naviegu Antonio García Oliveros, Castañón afirma que les pieces poseen «gracia nerviosa» amás d’un «cuidadoso bable, dos aspectos propios de quien hace lo que se propone, con fe y conocimiento de causa», calificándo’l so llinguaxe como «dimanante de un genuino venero» (4-VII-1971). Al reseñar Perdones de la romería, de Ángel Pola, apunta Castañón que los sos monólogos destilen «la sugestividad de lo popular» (9-IV-1972) y del avilesín Bernardo Guardado comenta dos obres (Coses y cosadielles y Cantando a Asturias), afirmando dél que «sabe conjugar su preocupación por la lengua vernácula con el aliciente de refrendar los rasgos fundamentales de vidas y argumentos de su villa», y que lo fai con versos enllenos «de humor y de ingenio» (23-X-1975).

Ente les recuperaciones poétiques, recueye les de Pepín Quevedo, Antón el Chiova o Pepín de Pría. La Poesía (en bable) de Pepín Quevedo xúlgala Castañón como «poesía sin complicaciones, anecdótica y amistosa, chistosa y halagadora» y qu’usa «del verso en su estricta manifestación cómica» (2-VII-1972). Na mesma veta entraríen los Versos d’Antón el Chiova asoleyaos pol Ayuntamientu Llangréu y al que define como autor «que sabía conjugar la gracia y la modestia» (3-IX-1972). La espublización de Nel y Flor (Cuento idílico en verso), de Pepín de Pría, paez-y preñada d’un «saturador lirismo» y un «depurado bable en infrecuente convivencia» (13-VIII-1972).

Nel apartáu prosísticu, fala de la traducción de Fernández de Castro del Evanxeliu según San Mateo[8] y de testos filolóxicos y eruditos como’l Nomenclátor en bable, de Juan Santana y les tesis doctorales d’Ana María Cano y Victoria Conde El habla de Somiedo (15-IV-1979) y El habla de Sobrescobio. Ehí atopa sitiu Castañón pa confesar en público que ta sentíu porque nun se citen investigaciones de só. Nel casu del llibru d’onomástica asturiana, siñala qu’él ye autor d’un trabayu «casi idéntico al ahora publicado por Juan Santana» (12-II-1978). Y nes tesis echa en falta na bibliografía d’elles la cita del so compendiu Refranero asturiano, y trescribe la so deceición con retranca, diciendo con retintín que, «dado el alto nivel metodológico, sistemático, universitario, académico, etc., de la obra», entós ye lóxico deducir «que puede no figurar en ella una obra como el Refranero asturiano, aunque en el mismo se hagan menciones claras, concisas y fehacientes de un pormenor del bable de Sobrescobio» (22-X-1978).

En teatru, quéxase de la poca produición impresa que nesta embelga se da n’Asturies. Apúrremos noticia de l’apaición de dos sainetes cómicos de José Campo y José Suárez (Baxaron cuatro alleranos y Día de caza) y apárase na perconocida comedia playa d’Emilio Palacios Lenguateres, sentenciando que «toda la picardía de las sardineras del barrio de Cimadevilla queda reflejado con fidelísimas locuciones y perspicaz captación psicológica» (19-VII-1970) nunos personaxes femeninos que, apunta Castañón, «hablan incesantemente, hilvanando picardías, disculpas, insinuadas procacidades», pos «tienen un pico florido y la doble, triple o cuádruple intención campea chorreante mientras permanecen incansablemente de pie» (8-VIII-1971).

Hai sitiu, del mesmu mou, pa falar de comedies de menor proyeición como la d’Eloy Fernández Caravera entitulada El burru del tíu Bernaldo, de la que Castañón dizmos que tien «un ingenuo desarrollo argumental, con gracia de situaciones y dominio de frases», pa pintar la dualidad sicolóxica del mediu rural: «Los egoístas intereses en el ámbito campesino hurgan los corazones y afanes de ciertos familiares, lo que queda compensado con la evidencia, en otros, de ciertos sentimientos más nobles».

Ente los escritos más llargos d’enfotu asturianista afáyense dos consagraos a Fabricio (12-XII-1971) y a García Oliveros (25-VI-1978). Del que fora cronista oficial de Xixón diz que-y resultaba fácil espresase na llingua rexonal porque «conocía la realidad lingüística por su contacto con los campesinos, lo cual facilitaba también el empleo por parte del escritor de argumentos cargados de ironía y perspicacia». Y ufiértamos una descripción del propiu Fabriciu del idioma asturianu que naide nun debiera enxamás d’escaecer: «Bien entendido y depurado es apto para expresar en prosa y en verso todos los efectos y sentimientos del alma, y quien no lo entienda así no lo conoce a fondo». A García Oliveros píntalu na so faceta de biógrafu de Tiadoru Cuesta, d’investigador sobre la imprenta n’Asturies, de filatélicu, de bibliófilu (poseedor de «la más importante biblioteca asturianista por su cantidad y selectividad») y de poeta festivu: pa Castañón, Oliveros ye un «clásico vivo del bable» cuyes poesíes «se leen con deseo mientras bulle la esperanza del hallazgo coloquial».

Esti percorríu a man alzada pelos xuicios de Luciano Castañón, y axustándomos namás a lo qu’asoleyare na fueya que coordinó nel rotativu conservador Región demientres cásique tres llustros, aparéyamos la imaxen d’un asturianista de primera, curiosu, tolerante y cuciu defensor de lo de só. Magar que nun emplegue’l bable pa escribir, pescáncialu dafechu en toles fondures muncho meyor de lo que lo fain güei dellos cultivadores de la nuesa variedá idiomática.

[1]Ésti ye’l testu completu del poema: «Mi semblante es de ardor y de tormenta / y manos suaves sin saber de azada; / cuerpo de sangre y carne atormentada / de esperanza el alma, como la menta. // Un aire de tabaco y vino alienta / desde mi camino a mi mirada / y siento a Anacreonte en mi callada / senda que se ríe y se lamenta. // Creo mucho en la vida y en la muerte / y en la lluvia, la paz y las estrellas, / mas casi estoy de todo inseguro. // En vez de corazón tengo, por suerte, / latiéndome entre hieles y centellas, / un trozo mugriento de pan duro».
[2]Exemplar del domingu 24 de setiembre de 1978.
[3]Exemplar del domingu 23 de xineru de 1977.
[4]Autora de “Juan Pablo I (Estrella de nuestros pastores)”, domingu 22 d’ochobre de 1978, páxina 18.
[5]Al publicase’l so llibru de versos Guía poética de Mieres, Castañón dedíca-y un ponderatible artículu (“Mieres en Luis Aurelio”, 20-XII-1970), nel que siñala que la poesía de Luis Aurelio «sobrenada la pureza de expresión de una elementalidad cordial».
[6]Dalgunes sedrán éstes: “Paulino Vicente” (2-VIII-1970), “Nicanor Piñole” (13-IX-1970), “Francisco Carantoña” (27-IX-1970), “José Suárez” (18-X-1970), “Jaime Goutayer” (22-XI-1970), “El indianu” (29-XI-1970), “Ernesto Jiménez Caballero” (4-IV-1971), “Ignacio Alonso de Nora” (16-V-1971), “Manuel Martín Ferran” (3-X-1971), “El xubiláu” (10-X-1971), “Magín Berenguer” (22-VII-1973).
[7]La poesía, un ditirambu de la Compañía Asturiana de Comedies y del so actor y cantante de tonada José González “El Presi”, apaeció’l domingu 15 de payares de 1970 y entamaba con esti cuartetu: «Quien dixo que’l tiatru taba’n declive, / quien dicía que’l bable taba difuntu, / quei pregunten al Presi y Donorino, / que recorren Asturias de triunfu en triunfu».
[8]En materia relixosa escribe tamién Castañón sobre la versión del Panuesu fecha por Xulián Burgos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El llirismu popular d'Eva González Fernández

Ponencia de Xosé Lluís Campal, presentada n'Arribada 2007, el 17 de setiembre.

Va unos meses, un mediáticu representante de la lliteratura n’asturianu díxo-y a un periódicu vallisoletanu que «para escribir sobre algo hay que distanciarse de ello». Tala falcatrúa desmiéntela la obra, agora dafechu zarrada, de la palaciana Eva González Fernández (1918-2007). Ensin denguna necesidá d’alloñase físicamente del solar los sos mayores, ensin sapozar esi filu xenéticu que coneuta al poeta col so mundu esterior (espeyu del interior), Eva González cañicó nel verbu popular una prestosa redistribucción del espaciu rural y los sos constituyentes, y algamó esa renovación d’ámbitos tradicionales emplegando, con respetuosa prudencia, la sabencia qu’ufierta la esperiencia vital y que nun s’aposienta nesi morribundu culturalismu tan a la moda, sinón nel fueu de les emociones que namás-y pidin al creador una güeyada non viciada hacia la cultura na que mamamos les señes identitaries.

Eva González incorp…

El ratu y l’asturcón. Sobro lliteratura erótico n’asturianu

Ponencia de David M. Rivaslleída'l martes, 24 d'ochobre de 2006, na primer edición de l'Arribada.
Los pocos poemes que de xemes en cuando s’escribieran en dómines
d’abstinencia nun son de gran interés

Wilheim Reich

1. Tocamientos seles. Pa entamar

Lo que son les coses. Cuando taba poniéndome a la xera pa esti alcuentru d’Arribada2006 en Xixón, a onde me convidaran pa falar de lliteratura erótico, sosprendeme un artículu de Les Noticies onde me faen una proposición eróticopolitica mui interesante daveres. Un columnista llamáu Piquero suxer que n’Asturies dalgunos de los que vamos presentamos a les elecciones del 2007 lo faigamos siguiendo l’exemplu’l candidatu de Citadans de Catalunya y mos pongamos en porrica pa facer los cartelos propagandísticos. Paez ser que'l catalán de marres atápase los fundamentales coles manes ya’l columnista propuén que n’Asturies, más gallos como tol mundiu sabe, lo faigamos ensin elles, ensin les manes, como los bonos acróbates. Dempués de visual…

Enrique García Rendueles.'Los Nuevos Bablistas': Voluntá y fracasu asturianista

ENRIQUE GARCÍA RENDUELES. LOS NUEVOS BABLISTAS: VOLUNTÁ Y FRACASU ASTURIANISTA ye'l títulu de la ponencia lleída por Xuan Xosé SánchezVicente'l 17 de setiembre de 2007, na segunda edición de l'Arribada. Nel 1925 publícase Los nuevos bablistas, un florilexu de la nuestra poesía fechu por un presbíteru natural del barriu de Cimavilla de Xixón, Enrique García-Rendueles.
La obra ye´l tercer momentu de sistematización antolóxica de la nuestra lliteratura, que, hasta entós, ye, fundamentalmente, la nuestra poesía. Los anteriores fiensos fueren, el primeru, l´asoleyamientu nel 1839 de la esbilla cavediana, que recoyía lo más selecto de la escasa producción del XVII y XVIII —más los poemes del propiu antólogu, Caveda—, y, el segundu, nel 1887, la reedición por Canella de la obra del villaviciosín fíu de Caveda y Solares, na qu´enxertó una mozaína más de poemes, d´autores y feches posteriores a la de 1839.
L´antoloxía de don Enrique, que pretende ser una muestra de la producción más…